Pascal Beltrán del Río-El panel es al T-MEC lo que el VAR es al fútbol

El martes pasado comenzaron en Washington, DC, las audiencias del panel de solución de controversias al que México y Canadá llevaron a Estados Unidos para resolver la disputa sobre la interpretación de las Reglas de Origen del sector automotriz contenidas en el T-MEC, el acuerdo comercial que reemplazó al TLCAN hace dos años.

Coincidentemente, fue el mismo día que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia matutina que había enviado una carta a su homólogo Joe Biden para quejarse de la solicitud de consultas que hizo Estados Unidos y Canadá a México para determinar si la energía política de nuestro país se ajusta al texto del mismo tratado.

Es irónico que el gobierno de López Obrador utilice las reglas del T-MEC para cuestionar el trato que EE.UU. le da a la industria automotriz mexicana, pero no acepta esas mismas reglas cuando México es el país impugnado.

Y es que México no solo inició la controversia sobre las Reglas de Origen, el 23 de agosto de 2021, sino que, disconforme con los resultados del diálogo, solicitó la conformación de un panel, el 6 de enero de 2020, solicitud que fue secundada. . para Canadá

El panel se integró el 23 de marzo. Como presidente estuvo el uruguayo Elbio Rosselli, quien encabezó el Consejo de Seguridad de la ONU en enero de 2016, y tiene experiencia como árbitro de disputas comerciales emprendidas ante la Organización Mundial del Comercio, como la que enfrenta a la Unión Europea y EE.UU. sobre el acero y el aluminio, apenas en enero pasado.

Los otros cuatro panelistas son el mexicano Jorge Miranda Meave, exdirector de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía y quien también trabajó en la OMC y fue árbitro en varias disputas en el marco del TLCAN, como la ocurrida alrededor de la exportación de chuletas de cerdo de EE.UU. en 2006. Miranda fue propuesta por los Estados Unidos.

También integran el panel el canadiense Donald McRae, profesor emérito de la Universidad de Ottawa, así como los estadounidenses Kathleen Claussen, profesora de la Universidad de Miami, y Ann Ryan Robertson, socia del bufete de abogados Locke Lord de Dallas, Texas. Este último fue propuesto por México para formar parte del grupo.

El papel del panel será decidir si México y Canadá tienen razón en que una autoparte que cumpla con tener un contenido regional de al menos 75% debe ser considerada 100% regional una vez que se incorpore a la suma total del vehículo y se se determina si debe recibir trato libre de impuestos; o, que EE.UU. tiene razón al interpretar que dicha pieza debe mantener siempre su porcentaje original de contenido regional.

El fallo será de gran relevancia para México dado el peso de su industria automotriz de exportación. La garantía que tiene nuestro país es que EE.UU. no podrá imponer su punto de vista a sus socios, sino que será el panel el que decida.

Lo mismo podría ocurrir, hipotéticamente, en la polémica sobre la política energética de México. En este caso, son Estados Unidos y Canadá los que cuestionan el cumplimiento de México de sus obligaciones en esta materia.

De acuerdo con los tiempos del T-MEC, aún estamos a dos semanas de que deban iniciar las consultas, pero el presidente López Obrador ya decidió que las denuncias de estadounidenses y canadienses constituyen una violación a la soberanía, sin que México tenga aún noticias de qué se trata. son, en concreto, las diferencias que tienen sus parejas. Como te dijo ayer, si López Obrador está tan seguro de que México se ha adherido al texto que firmó, no tendría de qué preocuparse, pues las partes ni siquiera se han sentado a conversar. Y si las consultas no son fructíferas, se podría formar un panel para tomar la decisión final. Un panel como el que solicitó México para resolver la controversia de las autopartes.

Si esto fuera fútbol, ​​sería como si la selección mexicana no quisiera que la jugada sea revisada a través del VAR y amenazara con salir del campo y llevarse el balón si insiste en hacerlo. Tal vez sea porque sabe que marcó el gol con la mano.

Leave a Reply

Your email address will not be published.