Colesterol bueno y malo: ¿no debería definirse más en esos términos?

El colesterol es una sustancia grasa que está presente en todos los tejidos del cuerpo humano y es necesaria para el funcionamiento normal del organismo.
El colesterol es una sustancia grasa que está presente en todos los tejidos del cuerpo humano y es necesaria para el funcionamiento normal del organismo.

Cada vez que nos hacemos un chequeo médicouno de los índices a los que más atención se le presta es el colesterol. Y es habitual que nuestro médico de cabecera nos llame la atención cuando se detectan niveles altos de colesterol malo (LDL) e incluso felicítanos si notas que nuestro colesterol bueno (HDL) Está en los niveles correctos.

Incluso es habitual en cualquier conversación familiar sobre salud que aparezca la pregunta: ¿Cómo te dieron los valores de colesterol? ¿Tienes lo bueno o lo malo?

Bueno, todo eso debería cambiar. “La división entre colesterol bueno y malo es incorrecta. Se ha utilizado durante muchos años, pero el colesterol no es ni bueno ni malo. Es un viejo concepto erróneo que la ciencia y la evidencia científica han demostrado en los últimos años”, dijo. Infobae el medico Pablo Corral, médico especialista en medicina interna, lipidólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Lípidos (SAL).

El colesterol adherido a las arterias no es bueno para usted, dicen los médicos (clevelandclinic.org)
El colesterol adherido a las arterias no es bueno para usted, dicen los médicos (clevelandclinic.org)

Según la experta, el colesterol es una sustancia grasa que está presente en todos los tejidos del cuerpo humano y es necesaria para el normal funcionamiento del organismo. Sirve como materia prima para las membranas celulares (paredes) y para la síntesis (fabricación) de hormonas como estrógenos y andrógenos.

Pero tener HDL (el colesterol bueno) alto no lo protege de enfermedades del corazón. No son un factor de protección cardiovascular. Los médicos deben dejar de perseguir el objetivo de colesterol HDL. No es bueno tenerlo muy alto o muy bajo”, completó el experto. Y remarcó: “Hoy la ciencia no tiene forma de saber con precisión y midiendo cómo funciona la lipoproteína HDL, ya que es muy compleja y tiene múltiples funcionalidades que la medicina aún no se ha desentrañado, por lo tanto es un error seguir viejos preceptos.

La declaración de Corral está respaldada por una estudio científico publicado el año pasado por la revista ‘Metabolismo Clínico y Experimentael, que establece que No todo el colesterol bueno es saludable y la presencia de partículas grandes puede estar asociada con un mayor riesgo de ataque cardíaco. La investigación ha sido realizada por investigadores del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), el Hospital Clínic-IDIBAPS, el IDIBELL, el Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.

Los médicos insisten en controlar los niveles de colesterol en el cuerpo (NHI) - Foto: Christin Klose/dpa
Los médicos insisten en controlar los niveles de colesterol en el cuerpo (NHI) – Foto: Christin Klose/dpa

En este trabajo, Los investigadores han analizado las características genéticas que determinan el tamaño de las partículas de colesterol bueno, y posteriormente han estudiado su relación con el riesgo de presentar un infarto de miocardio. La conclusión es que aquellas características genéticas asociadas con la generación de partículas grandes de colesterol bueno se relacionaron directamente con un mayor riesgo de infarto, mientras que las características genéticas asociadas con partículas pequeñas de colesterol bueno se relacionaron con un menor riesgo de infarto.

Existe una relación causal positiva entre el tamaño de las partículas de colesterol HDL y el riesgo de infarto, por lo tanto, tenemos que aumentar los niveles de colesterol bueno en sangre, pero siempre en partículas pequeñas”, índica Roberto Elosua, investigador del IMIM y de la Universidad de Vic-Universitat Central de Catalunya (UVic-UCC).

“Las partículas de colesterol bueno son más efectivas para transportar el colesterol al hígado para su eliminación. “Si algo tenemos que hacer con las HDL es aumentar la cantidad de partículas pequeñas, que son las que cumplen adecuadamente la función de eliminar el colesterol, las que realmente lo transportan al hígado para su eliminación y no lo dejan acumular. en las arterias y causar enfermedades cardiovasculares”, agregó su colega Álvaro Hernáez.

    La elevación del colesterol en la sangre no provoca síntomas manifiestos inmediatos.  Se acumula hasta generar enfermedad cardiovascular.
La elevación del colesterol en la sangre no provoca síntomas manifiestos inmediatos. Se acumula hasta generar enfermedad cardiovascular.

tipos de colesterol

Para llegar a los lugares del cuerpo donde se necesita, el colesterol se transporta a través de la sangre unido a proteínas llamadas lipoproteínas. Algunas lipoproteínas se encargan de transportar el exceso de colesterol desde los órganos hasta el hígado donde se recicla. Estas lipoproteínas que eliminan el colesterol se llaman HDL (acrónimo correspondiente en inglés a la expresión High Density Lipoproteins). Otras lipoproteínas transportan el colesterol desde el hígado al resto de órganos. Estos se llaman LDL (abreviatura en inglés de Low Density Lipoproteins). El colesterol LDL circulante se deposita en las paredes de las arterias y las daña causando obstrucciones (un proceso llamado aterosclerosis). Por esta razón, el colesterol LDL debe ser bajo. Los niveles altos de colesterol total implican más grasa en los tejidos y su acumulación en las arterias se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El colesterol alto se diagnostica con un análisis de sangre de laboratorio. En general, los expertos recomiendan realizar la primera medición a los 20 años y luego cada 5 años si el resultado es normal, es decir, si el valor obtenido es inferior a 200 mg/dl. Si el colesterol está alto, el médico definirá el tipo de tratamiento y la frecuencia con la que se deben hacer los controles”, recomienda el Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

el cardiólogo Carlos Reguera, jefe de las áreas de Cardiología y Medicina Preventiva del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (en vano) explicado a Infobae que “debemos entender que muchas veces los factores de riesgo no anticipan la enfermedad, sino que son la enfermedad”. “Por ello, debemos intensificar el cuidado y control, centrándonos en la prevención de cada uno en particular. (hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, sobrepeso, entre otros). Recordemos que actualmente las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa de muerte a nivel mundial”, agregó.

El colesterol alto se diagnostica con un análisis de sangre de laboratorio.
El colesterol alto se diagnostica con un análisis de sangre de laboratorio.

¿El aumento del colesterol causa síntomas? El colesterol elevado en la sangre no causa síntomas.. No se asocia con dolores de cabeza, cansancio u otros síntomas. “Las manifestaciones de la dislipemia son sus consecuencias tardías cuando no se controla durante mucho tiempo, y entre ellas cabe destacar la enfermedad coronaria (obstrucción de las arterias del corazón por el depósito de grasas y otras sustancias), el ictus, aneurismas aórticos y enfermedad de las arterias coronarias. enfermedad vascular periférica (arterias obstruidas de las piernas, riñones, cerebro).

En ausencia de síntomas, es importante controlar periódicamente el colesterol y realizar tratamiento si es necesario. Las enfermedades cardiovasculares (ECV) se deben a trastornos del corazón y los vasos sanguíneos. En Argentina, el sobrepeso y la diabetes son los factores de riesgo que más preocupan a los profesionales de la salud. Asimismo, el colesterol elevado, la hipertensión arterial, el tabaquismo, el sedentarismo, el estrés y factores hereditarios, también pueden ser causa de este tipo de patología.

Se sugiere realizar un chequeo preventivo anual, que debe incluir una consulta cardiológica inicial y estudios complementarios posteriores (análisis de laboratorio (con perfil de colesterol discriminado), electrocardiograma, ergometría, ecocardiograma y Doppler de vasos del cuello).

El 80% del colesterol total está relacionado con nuestro metabolismo hereditario, es decir, sólo el 20% del colesterol está en manos de nuestros hábitos y comportamientos.
El 80% del colesterol total está relacionado con nuestro metabolismo hereditario, es decir, sólo el 20% del colesterol está en manos de nuestros hábitos y comportamientos.

Por su parte, la Fundación Barceló ofrece algunos consejos para promover un estilo de vida saludable, reduciendo las posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, conocidas como “Los 9 mandamientos”:

1- No fumar

2- Mantener bajos los niveles de colesterol

3- Mejora tu alimentación (come más verduras y frutas)

4- Controla el peso

5- Abandona el sedentarismo

6- No abuses del consumo de alcohol

7- Evita la hipertensión

8- Reducir el estrés

9- Vigilar de cerca la diabetes

SIGUE LEYENDO:

Leave a Reply

Your email address will not be published.