Fármaco causa caso inusual de psoriasis en paciente que desarrolló eritrodermia

Este caso destaca cómo las intervenciones farmacológicas dirigidas pueden tener consecuencias no deseadas.

FIGURA 1. Un paciente con psoriasis tratado con secukinumab desarrolló posteriormente una dermatitis atópica. A. Eritema difuso y edema de las extremidades inferiores. B, Eritema difuso y descamación de la espalda.

Y caso clínico en la literatura narra el hallazgo de un paciente diagnosticado con soriasisy bajo una condición controlada, que desarrolló un eritrodermia refractario grave inducido por fármacos medicamento biológica y pone en el tintero que, en ocasiones, las terapias dirigidas podrían tener consecuencias no deseadas.

Aunque destacan que se necesitan más estudios para seguir describiendo los mecanismos de acción de este tipo de fármacos, sostienen que en este hombre de 39 años con antecedentes de psoriasis que ingresó en el hospital para el tratamiento de una eritrodermia grave, que es Se define como un síndrome inflamatorio de la piel caracterizado por descamación y eritema en más del 90 por ciento de la superficie corporal.

Se informó que cuatro años antes había iniciado tratamiento con secukinumab -medicamento monoclonal- para la psoriasis, con excelente respuesta clínica. Asimismo, fue suspendido tras 2 años de tratamiento por problemas de cobertura del seguro y controló su enfermedad únicamente con corticoides tópicos.

Se añade que retomó secukinumab 10 meses antes del ingreso por brote de psoriasis. Poco tiempo después, desarrolló eritrodermia exfoliativa severa, también llamada dermatitis exfoliativa generalizada y una inflamación severa de la superficie total de la piel, que no respondía a los corticosteroides, etanercept, metotrexato o ustekinumab.

En este caso, los medicamentos conocidos como corticoides son fármacos que actúan regulando la respuesta del sistema inmunológico y decreciendo producción celular de sustancias que causan inflamación intestinal.

En la presentación inicial, el examen físico reveló eritema difuso y descamativo con edema asociados en la cara, el tronco y las extremidades. A biopsia del brazo derecho del paciente mostró un infiltrado inflamatorio superficial compuesto por linfocitos, histiocitos y eosinófilos dispersos, compatible con dermatitis espongiótica. Se inició la administración de ciclosporina 225 mg dos veces al día y corticoides tópicos, según relato de caso.

La dermatitis espongiótica es un término que los patólogos usan para describir un patrón de lesión en la piel causada por la inflamación. Mientras tanto, la ciclosporina y la ciclosporina pertenecen a una clase de medicamentos llamados inmunosupresores. Actúan disminuyendo la actividad del sistema inmunológico.

cuatro meses después de la hospitalización inicialtodos los medicamentos para la psoriasis se suspendieron y el paciente comenzó con dupilumab cada 2 semanas y una vez reducción de prednisona oral durante 8 semanas. Es combinación produjo una marcada mejora síntomas y resolución de la eosinofilia periférica.

imagen corporal

La histopatología reveló nuevas lesiones psoriásicas después del tratamiento de la dermatitis atópica con dupilumab (H&E, aumento original ×20).

Sin embargo, varios meses después de la remisión de la enfermedad, comenzó a aparecer un empeoramiento del eritema y el prurito en el tronco y las extremidades, seguido de la aparición de nuevas lesiones psoriásicas con una biopsia compatible con psoriasis. El paciente continuó con dupilumab -un fármaco biológico-, pero se añadió ciclosporina.

El paciente dejó de tomar dupilumab debido a molestias en el lugar de la inyección y ha ido destetándose lentamente de la ciclosporina oral, con 1-2 placas eccematosas restantes y 1-2 placas psoriásicas tratadas con corticosteroides tópicos.

Precisamente este caso pone de manifiesto cómo las intervenciones farmacológicas dirigidas a vías inmunitarias específicas, como el eje TH1/TH2 (citocinas inflamatorias), pueden tener consecuencias no deseadas.

Respecto a las células TH1, TH2 y TH17, se sabe que además de ser colaboradoras, tienen funciones supresoras de las demás respuestas, ya que son mutuamente antagónicas.

“Presentamos un caso inusual de dermatitis exfoliativa inducida por secukinumab en un paciente con psoriasis que, aunque se resolvió después de varios meses de tratamiento con dupilumab y una dosis decreciente de prednisona, desarrolló posteriormente una recurrencia de las lesiones psoriásicas con el uso continuado de dupilumab. , que finalmente fue suspendido por el paciente a pesar de un control adecuado de la enfermedad”, destaca el caso clínico, que también sostiene que se necesitan más estudios encaminados a comprender mejor el mecanismo inmunológico de las citoquinas inflamatorias TH1/TH2.

Accede al caso aquí.