Detienen a jugador que golpeó cobardemente a un árbitro

Y jugador de fútbol Golpeó brutalmente a una árbitra en un partido de la liga regional de Tres Arroyos, en la provincia de Buenos Aires, entre los equipos Garmense y Deportivo Independencia. El incidente se produjo cuando el árbitro marcó una infracción, sancionó a dos jugadoras y una tercera futbolista, de 34 años, la atacó salvajemente.

El responsable, que juega en el club garmensefue identificado como Christian Tirone y fue detenido tras la agresión a Dalma Magalí Cortadi, de 30 años. El partido con el Club Deportivo Independencia fue suspendido tras los incidentes.

El agresor fue detenido y luego trasladado a una comisaría, en el marco de una causa tildada de “lesiones leves y también por violación a la Ley 11.829 sobre espectáculos deportivos”. Tirone también será acusada de un hecho tipificado como violencia de género.

Por otro lado, también se suspendió el partido de primera división que se estipulaba más abajo, donde se iban a enfrentar el Club Deportivo Garmense de Adolfo Gonzales Chaves e Independencia.

Un comunicado de repudio del Club Garmense

Tras los lamentables hechos, y como consecuencia de la viralización del caso en las redes sociales y en los medios de comunicación, el Deportivo Garmense emitió un comunicado de repudio: “Ante los hechos ocurridos este domingo durante el partido de fútbol de Tercera División que se disputó en el ciudad de Adolfo Gonzales Chaves entre Garmense e Independencia, durante el cual un jugador de Garmense agredió físicamente a la mujer que oficiaba de árbitro, el Club expresa su enérgico rechazo a esta acción, que va en contra del espíritu que se pretende inculcar en el práctica de este deporte.

“La Institución se solidariza con la jueza agredida, expresa sus disculpas, se pone a su disposición y se compromete a seguir trabajando para erradicar la violencia en todas sus formas y formar deportistas con valores como: disciplina, compañerismo, compromiso y , ante todo, respeto y tolerancia”, reza el mensaje.

“Que pague por lo que hizo”, dijo el árbitro.

La noche del domingo, la jueza agredida, ya de vuelta en su domicilio de la ciudad de Tres Arroyos (unos 500 kilómetros al suroeste de Buenos Aires), se refirió al lamentable episodio. “Terminé en observación en un hospital por un golpe en la cabeza, raspaduras y moretones en los brazos. Hicieron tomografías computarizadas para verificar las diferentes lesiones. Posteriormente presenté la denuncia correspondiente. Esta situación me perjudica en el trabajo, ya que me impide trabajar. Ahora debo ser fuerte. Los golpes me dejaron dolorida”, dijo Dalma Cortadi al diario Olé.

“El partido estuvo tranquilo, hasta entonces no había pasado nada. Tampoco justifica que este hombre haya reaccionado así. Iban ganando 2-1 y yo solo había cobrado falta al otro equipo. Estamos en un momento difícil. Comentaremos con la familia los pasos a seguir. Lo importante ahora es que se haga justicia. Que no vuelvan a pasar cosas como esta. El género no importa aquí. vamos a trabajar Muchos vivimos de esto y nos gusta, lo hacemos por vocación. Queremos que se haga justicia y que este hombre pague por lo que hizo. Eso es lo importante”, dijo Cortadi.

Y fue más allá a la hora de hablar concretamente del agresor. “Tienes que echarlo para siempre. Nunca debería estar en ningún club. Es una persona violenta. Él también debe estar en su vida diaria. Lo vi en el video: una persona normal no hace lo que hizo este hombre. Ninguna persona se merece esto. No vamos a los tribunales a que nos peguen. Espero que pague por lo que hizo”.

Sobre lo ocurrido tras el golpe, Cortadi aclaró: “No hablé con nadie del club garmense. El presidente del club compareció ante uno de mis compañeros, uno de los jueces de línea. La verdad es que estaba muy mareado, vomitando, y no tenía contacto con nadie del club. Me llevaron al hospital”.

Otro caso reciente en Brasil

Lo ocurrido este domingo en el partido entre Garmense e Independencia recordó una situación de similares características vivida hace unos meses en el fútbol brasileño, más precisamente en el torneo de Pernambuco. La final se jugaba entre los equipos de Retro y Náutico, al minuto 22 del primer tiempo y el marcador estaba empatado sin goles cuando un jugador de Náutico intentó golpear a la árbitro Débora Cecilia luego de que ésta lo expulsara. Tras ver una acción en el VAR, el juez le mostró la tarjeta roja al jugador Gian Carlos por agresión. El futbolista no solo protestó, sino que se abalanzó sobre Débora Cecilia y estuvo a punto de golpearla.

Los compañeros del agresor, en medio de un torbellino de jugadores, sacaron a Gian Carlos del área del tumulto, tratando de contenerlo. Las imágenes del intento de ataque se viralizaron y de inmediato surgieron mensajes de repudio. El jugador pidió disculpas al colegiado por “haber perdido el control durante el partido”, aunque aclaró que en ningún momento quiso pegarle. Esto, a pesar de que los movimientos de su cuerpo indican lo contrario.

Lea también: Televisoras de México ‘luchan’ por transmitir Barcelona vs Pumas

*El Grupo de Diarios América (GDA), al que pertenece EL UNIVERSAL, es una red de medios líder fundada en 1991 que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través de un periodismo de calidad para nuestras audiencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.