La educación, principal factor dinamizador del desarrollo ético formal

La educación, principal factor dinamizador del desarrollo ético formal

• Debemos aprender a escuchar al paciente, ser tolerantes y valorar si una solución mejora la calidad de vida del paciente, dijo Irene Durante Montiel
• La ética no es encontrar culpables, sino soluciones: Ana Barahona Echeverría


Entre los 20 y los 30 años, dijo, el individuo desarrolla estrategias de solución de problemas que promueven cambios en su persona y son útiles en el abordaje y solución de conflictos morales-éticos. “Nuestros estudiantes están justo en esta etapa”.

El principal factor que estimula el desarrollo ético formal es la educación, particularmente cuando el proceso lleva al individuo a enfrentar los desacuerdos desde una perspectiva universal, explicó la experta ante el coordinador del Seminario Universitario de Historia, Filosofía y Estudios de las Ciencias y la Medicina (SUHFECIM) y miembro de la Junta de Gobierno de la UNAM, Ana Barahona Echeverría.

Durante Montiel, ofreció una conferencia sobre el tema en el ciclo Razonamiento Ético en Medicina, organizado de forma híbrida por la SUHFECIM y la FM.

En el auditorio el Dr. Raoul Fournier Villada afirmó que en este contexto el grado de desarrollo y formación es directamente proporcional al número de años de educación formal, especialmente en el nivel superior.

“La eficacia de la intención formativa en ética se logra cuando la intención se dirige al reconocimiento, atención y solución de los conflictos éticos a través de actividades que conduzcan a procesos de reflexión y razonamiento”, aseguró el moderador Mario Cruz Montoya, jefe de sección. académico en la Coordinación de Ciencias Básicas de la FM.

Entre los principales dilemas de los médicos se encuentran los atropellos a la autonomía del paciente; inexperiencia, descortesía o falta de sensibilidad; problemas relacionados con el derecho a la información; negligencia médica; irresponsabilidad profesional y error médico, enfatizó.

El especialista definió el razonamiento virtuoso como la capacidad del pensamiento o proceso intelectual que utilizamos para organizar y estructurar ideas, que nos permiten llegar a una conclusión en términos de ética médica.

Recordó que la toma de decisiones en Medicina muestra la responsabilidad legal y ética del profesional, y consideró que en el cuidado del paciente se deben evaluar los riesgos y resolver el problema. “Debemos aprender a escuchar al paciente, ser tolerantes y valorar si una solución médica mejora la calidad de vida del paciente”.

Al abordar un problema en particular, el médico primero debe caracterizar el desafío, incluir perspectivas médicas y basar la determinación en consecuencia. Para identificar las opciones, recomendó observar, buscar más información antes de decidir una intervención y realizar el tratamiento.

Según Durante Montiel, es fundamental sopesar las consecuencias (si mejora la calidad de vida y la salud del paciente, o produce efectos adversos no deseados), así como establecer el impacto de las elecciones de resolución (si resuelve la necesidad del paciente y su familia, si es consistente con la ética profesional y si cumple con el marco normativo institucional o legal aplicable).

Al comentar sobre la conferencia, Barahona Echeverría destacó la importancia de entender que la ética no es encontrar culpables, sino soluciones.

“Creo que es muy importante que los estudiantes de medicina entiendan que el médico tiene ciertos principios que debe seguir: no hacer daño y ser capaz de dar soluciones basadas en la medicina y la ética, ya que ambos componentes son fundamentales”, subrayó.

Y concluyó: La enseñanza del razonamiento en esta materia es imperativa para que los profesionales de la salud sepan tomar decisiones informadas.

#UNAMosAccionesContralaCovid19
https://covid19comision.unam.mx/

—ooo—

Leave a Reply

Your email address will not be published.