Se registra un caso atípico de lupus en Puerto Rico durante el puerperio

En Puerto Rico, la prevalencia de LES es de 277 por 100,000 mujeres, en comparación con los Estados Unidos.

En Puerto Rico, la prevalencia de LES es de 277 por 100,000 mujeres. Foto: Cortesía de la Dra. Dorca González.

El lupus como condición autoinmune sigue mostrando a la medicina primaria el desafío que protege en sus síntomas, incluso en las mujeres embarazadas, como lo atestigua una vez más la medicina puertorriqueña.

Se trata de una paciente de 23 años, primigesta y sin antecedentes patológicos, que presentó lesiones eritematosas en la piel de los miembros inferiores durante la última semana de gestación. Una vez que la paciente dio a luz, la paciente fue dada de alta con tratamiento de sus lesiones, relató la Dra. Dorca González Andújaradscrito a la residencia de Medicina Familiar del Centro Médico Manatí (MMC) y parte de los autores del caso.

Las lesiones se diagnosticaron inicialmente como penfigoide gestacional. A los nueve días la paciente volvió al servicio de urgencias obstétricas de otra institución hospitalaria con el motivo principal de dehiscencia de su episiotomía y lesiones cutáneas infectadas.

“Durante la estancia hospitalaria, el paciente desarrolla hipertensión maligna, convulsiones y un rápido deterioro de la función renal. Se realiza una resonancia magnética de cerebro, que muestra un patrón atípico de encefalopatía posterior reversible. Se tomaron biopsias de las lesiones de la piel, que mostró un patrón típico de vasculitis leucoplástica”, explicó.

“Por otro lado, la serología reportó anticuerpos Anti-dsDNA Ab y niveles bajos de complementos. La paciente fue tratada con esteroides intravenosos por mala respuesta al tratamiento, desarrollando glomerulonefritis, la cual fue manejada con ciclofosfamida. El informe de patología mostró glomerulonefritis lúpica proliferativa focal clase 3. Su cuadro clínico empeoró y la paciente desarrolló anemia y trombocitopenia, requiriendo transfusiones de sangre”, reveló.

imagen corporal

Dra. Dorca González Andujar, adscrita a la residencia de Medicina Familiar del Centro Médico Manatí (MMC) y una de las autoras del caso. Foto: Cedida por el Dr. González a la Revista de Medicina y Salud Pública.

La función renal del paciente continuó deteriorándose a pesar del tratamiento, y eventualmente requirió hemodiálisis. Sin embargo, la función renal mejoró gradualmente hasta niveles adecuados. Finalmente, la paciente fue dada de alta con seguimiento a un reumatólogo, agregó.

“La mayoría de las mujeres diagnosticadas con lupus experimentan pocas o ninguna manifestación durante el embarazo. Sin embargo, la actividad aumenta durante el primer año posparto, con vasculitis cutánea que ocurre en hasta el 70% de las pacientes con lupus. La complicación “La condición más común en mujeres embarazadas con lupus es preeclampsia La nefritis lúpica durante el embarazo puede simular la preeclampsia, con proteinuria, hipertensión, trombocitopenia y deterioro de la función renal, y ambas pueden ocurrir simultáneamente”, explicó.

“Por lo tanto, distinguir entre la nefritis lúpica y las manifestaciones asociadas con el embarazo puede ser muy difícil. Una de las formas de distinguirlas es la evidencia de actividad lúpica en más de un órgano, como sucedió en este caso. Como médicos de atención primaria, es importante incluir las manifestaciones del lupus en el diagnóstico diferencial de cada mujer en etapa reproductiva, incluidas las embarazadas”, concluyó, destacando la importancia del manejo multidisciplinario en estas pacientes.

El lupus eritematoso sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune, en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca por error al tejido sano. Puede afectar la piel, las articulaciones, los riñones, el cerebro y otros órganos. Esta enfermedad representa un desafío diagnóstico tanto durante el embarazo como en el puerperio, destacó el Doctor.

En Puerto Rico, la prevalencia de LES es de 277 por 100,000 mujeres, en comparación con Estados Unidos, donde la prevalencia fluctúa entre 20 a 100 pacientes por 100,000 mujeres durante el puerperio, según la literatura.

Vea la presentación del caso aquí.