Manu Ginóbili cumple 45 años: por qué en la Generación Dorada lo apodan “el elegido”

Uno de los mejores deportistas argentinos de todos los tiempos cumple 45 años: Emanuel Ginóbiliel gran símbolo de Generación Dorada quien conquistó el Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y que logró cortar la hegemonía de un EE.UU repleto de jugadores de élite, recibió un curioso apodo por parte de sus compañeros. El apodo de “elegido” surgió tras un viaje que casi termina en tragediapero fue sostenida en el tiempo por la capacidad de liderazgo que mostró el escolta sobre el terreno de juego.

El oriundo de Bahía Blanca, que debutó profesionalmente en el Club Andino de La Rioja, se destacó sobre el resto de los jóvenes en su primera temporada y en su primer año ganó el premio a mejor novato de la Liga Nacional. Posteriormente, sus condiciones le permitieron recalar en Estudiantes de su ciudad natal. Sin embargo, fueron sus pasos por el baloncesto italiano -con extraordinarias actuaciones en el Regio de Calabria y siendo campeon de todo vistiendo la campera de Kinder Bolonia– los que lo catapultaron a la NBA.

También leo: Manu Ginóbili y su frustrado encuentro con Michael Jordan: “Jugué 5 segundos y lo tuve a 16 metros”

Más tarde, su estancia en el Espuelas de San Antonio Iba a ser histórico: ganó cuatro anillos en la liga norteamericana -en 2003, 2005, 2007 y 2014- y se convirtió en uno de los máximos ídolos de la historia de la franquicia. A pesar del gran talento que tenía en su ADNManu Ginóbili aseguró en varias entrevistas que la suerte fue clave a lo largo de su carrera. Fortuna que, además, fue necesaria para empezar a construir un apodo que hizo furor en las concentraciones con la Selección.

El “elegido”, el apodo de Manu Ginóbili

El origen del alias lo confesaron Gabriel Fernández y Juan Ignacio “Pepe” Sánchezreferentes de la selección que lució la medalla de oro en aquel icónico evento de Atenas 2004. Ambos formaron parte de la comitiva de exjugadores que viajó a Texas para presenciar el momento en que los Spurs retiraron la camiseta número 20 que lucía el zurdo en sus 16 años con el equipo y recordaron que el azar jugó a favor del bahiense En más de una ocasión.

La primera fue en el marco de la boda entre el crack y Marianela Oroño, celebrada en 2004. El lugar elegido para la luna de miel fue la ciudad patagónica de Villa La Angostura, pero los casados ​​estuvieron a punto de no llegar a su destino.

También leo: Ginobili hoy: sus nuevas inversiones, el correo inesperado de un escritor y el insulto de Eminem

“Un automóvil vino hacia mí desde el frente pasando un camión en una curva. Salté sobre el hombro y empezamos a patinar. Podría haber matado a alguien, podría haberme estrellado contra un árbol, podría haberme caído de un acantilado o podría haber chocado con ese tipo”, dijo Ginóbili. Apenas 18 días después, llevó a Argentina a lo más alto en los Juegos Olímpicos.

De todas formas, el apodo se concretó en medio de un viaje con la delegación albiceleste. “Como siempre puede suceder, el avión comenzó a moverse debido a la turbulencia. Al rato se mueve más, empieza a bajar, a subir, hay movimientos, un poco de miedo, y todos nos miramos asustados. Miro a Pepe y le digo ‘esto se está cayendo’. tranquilamente me dijo ‘No Gabi, tranquila, Manu está aquí’”, dijo el ex Boca y Obras Sanitarias, años después, en esa conmemoración.

Manu se convirtió en el amuleto del elegido.
Manu se convirtió en el amuleto del elegido.

El base, que también tomó el micrófono en una jornada llena de emoción por el día 20, no escatimó en elogios: “En la cancha también fue el elegido. Nos pasaba que, cuando no sabíamos qué hacer, lo buscábamos”. El legado de Ginóbili quedó plasmado en un apodo que pasó a la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.