“La supervivencia del cáncer de riñón es proporcional a un diagnóstico precoz”, subrayan especialistas

Los expertos destacan la importancia de que los médicos de atención primaria detecten precozmente la presencia del tumor.

el Dr. Carlos Méndez Serrano, oncólogo hematólogo y el Dr. Alvin López, especialista en Endourología y Cirugía Laparoscópica y Robótica. Foto: Revista Medicina y Salud Pública.

El impacto clínico de la gestión Cancer de RIÑON y su posterior tratamiento se inicia desde la etapa de detección o diagnósticohe aquí el Dr. Alvin López, especialista en endourología y Cirugía laparoscópica y robóticajunto a Dr. Carlos Méndez Serranooncólogo hematólogo, Sugieren a los médicos de atención primaria o general que estén atentos a las señales de advertencia comunicadas por los pacientes. y realizar las pruebas pertinentes para detectar posibles los casos de cáncer riñón.

Al respecto, el doctor Alvin López afirma que “la detección temprana es crucial porque el pronóstico y la supervivencia serán proporcionales a lo temprano que logremos diagnosticar el cáncer“. Además, sugiere no disminuir o ignorar síntomas como el sangrado en la orina, uno de los signos de la presencia de la tumor. “Es importante que cuando el paciente presente microhematuria no lo dejemos pasar y que acuda a un especialista”, agregó.

El cáncer de células renales es cáncer de riñón más común y dependiendo de los subtipos de cáncer, los especialistas definen el tratamiento. El diagnóstico de cáncer de células renales puede ser incidental, es decir, por pruebas realizadas para comprobar si hay otras condiciones o por síntomas como sangrado en la orina, que, según el especialista, puede ser un sangrado microscópico o macroscópico. “A veces, cuando los pacientes vienen a nosotros, vienen con una evaluación de un médico de atención primaria o un internista”, explicó el dr lopez.

“Al principio, cuando los pacientes acuden a los urólogos, evaluar rápidamente las masas renalesAl igual que las masas quísticas, que son bolas de líquido que salen de la corteza renal y que en su mayoría son benignas, se denominan quistes. Hay una clasificación específica que va del 1 al 4 que nos ayuda a predecir en base a la tomografía computarizada si estas masas tienen el potencial de ser malignas”, explicó.

A pesar de esto, el médico señala que previamente hubo que extirpar masas renales, debido a que no existían las diferentes herramientas conocidas hoy en día para estos procedimientos. “Todos personas que tenían masas renal, detectada por ecografía y la estudio pielograma intravenoso (PIV), se consideraban masas peligrosas que requerían que el urólogo las extrajera, por lo que los pacientes perdían todo el riñón”.

Hoy en día, con el uso de CT SCAN (tomografía computarizada), los especialistas tienen más alternativas para evaluar masas renales precozmente y predecir si son buenas o malas.

A su vez, el Dr. López recomienda a los médicos de atención primaria realizar estudios de CT SCAN en los pacientes, con el fin de realizar un diagnóstico oportuno y certero, ya que la mayoría de los que tienen el padecimiento llegan con exámenes ecográficos.

Por su parte, el doctor Carlos Méndez indica que cuanto más pequeño es el tumor, mayor es la posibilidad de curarlo, por lo que la detección temprana es clave. “En un estadio 1 la probabilidad de supervivencia a los 5 años es superior al 90%pero cuando entramos en una etapa 2 que es un tumor renal más grande o una etapa 3 que invade los ganglios linfáticos o los tejidos alrededor del riñón, la probabilidad de vida a los 5 años disminuye entre un 50 y un 70 %”, dijo.

También explicó que un tumor en estadio 4, es decir, que ha hecho metástasis a otros órganos del cuerpo, la supervivencia a los 5 años se reduce al 15 o 20%, aunque las nuevas tecnologías y el perfeccionamiento de las terapias han proporcionado un mejor control de la enfermedad y una mayor respuesta en los pacientes.

También destaca que aparte de síntomas como sangrado en la orina, existen otros como pérdida de peso, abultamiento en zonas cercanas al riñón que pueden ser señales de advertencia en pacientes y médicos de atención primariaSin embargo, este tipo de cáncer no tiene síntomas específicos.

En cuanto a las estadísticas, el oncólogo señala que el cáncer de riñón se encuentra entre los 10 tipos de cáncer más comunes en Puerto Rico y afecta más a los hombres, con porcentajes del 65 al 70%.

Por otro lado, el Dr. López afirma que “cuando el paciente presenta una masa renal sólida, el 95% de ellas son cancerosas y hay un 5% que pueden ser benignas, El oncocitoma es más comúnpero el tratos dependerá del tamaño de la masa y de la ubicación.

Además, destaca que la tecnología ha proporcionado a endourólogos y laparoscopias herramientas para realizar procedimientos con incisiones pequeñas y riesgo mínimo para los pacientes. Sobre esto, agrega que “hemos implementado tecnologías como el uso del Robot Da Vinci que se utiliza para hacer riñones parciales y ante esto la idea principal es extirpar parte del riñón que está afectado por la masa y no extirpar la unidad renal completa para que la función renal no se vea afectada tan marcadamente como cuando se pierde la riñón entero.

En ese sentido, menciona que en Puerto Rico las dos primeras unidades del robot Da Vinci que llegaron están en el Hospital HIMA San Pablo de Bayamón, “esta tecnología la tenemos en Puerto Rico que antes no teníamos”, subrayó.

Otros procedimientos para eliminar los tumores pequeños, menores de 3 cm, son la ablación y la criocirugíaque a temperaturas extremas, logran quemar las células cancerosas, sin tener que quitar las masas como hace años.

Para el Dr. Méndez, luego de las operaciones o procedimientos en los pacientes, estos evalúan el informe patológico, para mostrar qué tipo de tumor se está tratando y cómo será el tratamiento.

“Según las pautas que tenemos, estos tumores se clasifican por TNM, los estadios 1 y 2 son tumores resecables con márgenes negativos. Ahora bien, cuando hay nódulos envueltos alrededor de los tumores, o estructuras circundantes que rodean el riñón, estamos hablando del estadio 3 o 4; esto puede incluir cualquier otro órgano, lo más común que vemos son los pulmones y los huesos, pero puede ir a cualquier parte del cuerpo”, explicó la oncóloga hematóloga.

Aunque actualmente no existe una cura, existen diferentes tratamientos que han resultado efectivos para controlar y frenar la progresión del cáncer. Al respecto, el especialista reconoció que se han aprobado varios medicamentos como los inhibidores de la tirosina quinasa (TKI) y otras generaciones efectivas con efectos secundarios manejables.

“Con el inmunoterapia se ha dado un paso de gigante en el tratamiento y control del tumor en etapas avanzadas, los primeros en aprobarse fueron nivolumab y pembrolizumab, se ha demostrado que pueden controlar la enfermedad en un porcentaje importante de pacientes”, destacó.

Además de esto, explicó que se han realizado múltiples estudios que han demostrado que combinar la inmunoterapia con pembrolizumab o sunitinib puede ayudar a reducir el riesgo de que el tumor regrese después de ser resecado por el urólogo.

“Aunque lamentablemente esta condición avanza, tenemos medicamentos que han demostrado controlar la enfermedad y al final del día lo que queremos es que si no podemos curar al paciente, buscamos extender su supervivencia y mejorar su calidad de vida”, agregó el oncólogo.

Ver el programa completo aquí.