Hay cura para la hepatitis C, pero la mitad de los pacientes no saben que tienen el virus

Los retos en Puerto Rico están dirigidos al diagnóstico temprano.

Dra. Bárbara Rosado, hepatóloga gastroenteróloga, al fondo el Dr. José Rivera, hepatólogo adscrito al Hospital Auxilio Mutuo y representante de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología. Foto: Enid Salgado, fotógrafa. Revista de Medicina y Salud Pública.

En el marco de Dia Internacional contra Hepatitis Cautoridades médicas se dieron cita para discutir los retos y logros de la comunidad en atención a los cientos de puertorriqueños que padecen la condición exclusivamente para el Revista de Medicina y Salud Pública.

En este sentido, el Dra. Bárbara Rosado, hepatólogo gastroenterólogodestacó los alcances de los tratamientos, que sitúan la efectividad entre el 95 y el 98 por ciento, en comparación con lo que experimentó en inicio de su ejercicio profesionalla cual se ubicó en una efectividad de alrededor del 35 y 40 por ciento.

“Cuando comencé mi formación, lo que teníamos era la terapia con interferón y ribavirinafue una terapia prolongada de aproximadamente un año con algunos efectos adversos difíciles de tolerar, y la gran mayoría de pacientes no pude completarlo, con uno, por lo que fue muy complejo, por lo que ahora no importa si el paciente no tiene factores de riesgo opinión la prueba de detección Es importante poder ofrecer atención temprana”, agregó.

“Esta es una de las enfermedades en las que los avances clínicos y de tratamiento han evolucionado de forma espectacular a lo largo del tiempo. Afortunadamente, en los últimos años ha llegado la terapia genotípica, con una alta efectividad entre el 95 y el 98 por ciento, entre las diversas grupos de población de pacientes infectados con hepatitis C o coinfectados, con un tratamiento a corto plazo, que puede durar entre 8 y 12 semanas”, agregó.

Destacó que la terapia de alta tolerabilidad, con mínimos efectos adversos, es un cambio trascendental, ya que en su práctica es uno de los avances más importantes. “Entonces hoy podemos darle al paciente esa motivación, que es una enfermedad curable, al contrario de lo que pasa con otros virus”.

Enfatizó que no todos los pacientes con cirrosis hijo candidatos a trasplante hepático y esa es la motivación para educar e insistir en las pruebas de tamizaje, ya que solo así el paciente puede evitar las consecuencias de esta condición en esa etapa.

“Tenemos una cura, pero la mitad de los pacientes no saben que no tienen la condición, pero de la mitad que sí saben que la tienen, no necesariamente reciben la atención y el diagnóstico”, explicó el doctor rosado.

Por su parte, el Dr. José Rivera, hepatólogo adscrito al Hospital de Auxilio Mutuo y representante de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterologíaenfatizó que es necesario romper paradigmas del pasado, para que la gente entienda que hay cura para la hepatitis C y que cuanto antes podamos identificar estos pacientes mejor calidad de vida tendrán.

Explicó que estudios recientes consultados indican que entre el 45 y el 85 por ciento de los pacientes no saben que tienen la enfermedad. Por ello, resaltó la importancia de la prueba.

“Si somos mayores de 18 años debemos hacernos la prueba para identificar la hepatitis C, varios estudios indican que entre el 2 y el 5 por ciento permanecen sin un tratamiento adecuado, y necesitarán evaluación por el resto de sus vidas”.

imagen corporal

Dr. José Rivera, hepatólogo adscrito al Hospital de Socorro Mutuo y representante de la Asociación Puertorriqueña de Gastroenterología. Foto: Enid Salgado, fotógrafa. Revista de Medicina y Salud Pública.

Retos de la medicina contra la Hepatitis C en Puerto Rico

El Dr. Rivera resaltó que en Estados Unidos, a través de estudios, se determinó que entre más médicos de atención primaria se involucren, mayor alcance se tiene en beneficio de la población.

“Creo que el papel de la medicina primaria y preventiva tiene un papel muy importante en la erradicación de la enfermedad”, dijo.

Asimismo, el Dr. Rosado destacó que el estigma social y los problemas de salud mental para estos pacientes es otro de los retos, ya que muchos de ellos temen conocer su diagnóstico.

“Muchos de ellos temen la reacción de su familia, no poder abrazar a un nieto y entonces también hablamos de problemas de salud mental. Todo eso afecta mucho a los pacientes”, dijo.

Ambos expertos coinciden en que el costo del tratamiento ha disminuido mucho, sin embargo, los procesos administrativos son muy difíciles, y esto también debe ser tomado en cuenta por las autoridades de salud.

Ver el programa completo: