Médicos internos marchan en Zacatecas para exigir condiciones de seguridad en servicio social

Zacatecas.- Al grito de “¡Alerta, alerta, están matando médicos! Este lunes, un contingente de médicos internos de la universidad autonoma de zacatecas y de la Universidad de Durango (universidades que ofrecen esta carrera) realizaron una marcha pacífica en la capital en rechazo a las más de 200 plazas otorgadas a la nueva generación, las cuales serán aceptadas hasta que las autoridades gubernamentales den certeza de mayor seguridad y condiciones laborales.

La marcha partió desde el edificio municipal capitalino, ubicado en el bulevar Héroes de Chapultepec, hasta las instalaciones de la Secretaría de Salud de Zacatecas, ubicada en Ciudad Gobierno, para entregar el petitorio a las autoridades de este sector, en cuyo trayecto emitieron diferentes consignas como : “A Erick lo mataron en su centro de salud, acabaron con sus sueños, esperanza y juventud”, “El sistema no nos cuida y tampoco da la cara”, “Sí salvamos vidas, pero quién salva la nuestra” y “Que venga el gobernador”.

Anteriormente, en una entrevista con EL UNIVERSALYotzin de la Rosa González, gerente nacional de la zona norte del país de la Asociación de Médicos Internos de Servicio Social, que incluye a Zacatecas, mencionó que este año para la nueva generación de internos hay 200 cupos, pero el grupo representa 650 internos este año correspondiente a las dos universidades que ofrecen esta carrera.

Lamentó que en medio de esta situación de violencia, la autoridad ha optado por dictar cursos de seguridad, donde se les indica cómo actuar en posibles escenarios de violencia sobre secuestro, extorsión y otros tipos de violencia registrada, pero como autoridades no lo hacen. garantizar como brindar protección a todos los internos y más en zonas de riesgo.

Yotzin dijo que hay casos preocupantes que han vivido los internos, incluso mencionó que hizo un diagnóstico sobre la violencia en la formación médica, donde los resultados que arrojaron esos formularios aplicados, donde se conoció que 1 de cada 3 estudiantes de medicina de servicio social ha recibido algún tiempo de violencia, desde agresiones sexuales, abuso de poder, discriminación, intimidación y amenazas, donde también hubo casos de extorsión como en casos que han ido por ellas en la madrugada para obligarlas a asistir integrantes de grupos delictivos.

Tras detectar estos hechos, dijo que en las universidades se crearon comités de vigilancia, además de que hace tres semanas se entregó el diagnóstico a las dos universidades para que permitan elaborar un protocolo para atender las distintas situaciones de violencia y grupos vulnerables.

Sin embargo, explica que ahora con los asesinatos de médicos internos que se han dado a nivel nacional “que no son hechos aislados, sino una constante”, ha generado mayor temor en este gremio y se piden acciones urgentes a nivel federal y estatal. autoridades para que intervengan con una solución real y acorde a la situación de violencia que se vive en la entidad.

zacatecas_marcha_medicos_internos.jpg

“Nadie prioriza nuestra seguridad y tranquilidad”

Paola Medina menciona que existe una preocupación general entre todos los nuevos médicos internos, viven en constante estrés por la situación de violencia y deben acudir a sus puestos asignados para iniciar su servicio social a partir del 1 de agosto.

Paola menciona que sus padres “gritaron al cielo” cuando supieron que su trabajo sería en el municipio de Luis Moya, pues, aunque es un municipio no muy alejado de la capital, las condiciones de seguridad en las vías y en las comunidades son preocupantes por lo que sus traslados diarios serían preocupantes, ya que las becas son muy bajas y no permite cubrir todos los gastos de renta y alimentación para permanecer en los lugares.

Adalia Sánchez, de 24 años, menciona que ocupó el puesto 114, porque cuando eligió su internado estaba en el lugar 99, al terminarlo bajó 15 lugares, porque a la hora de elegir puestos de servicio social “se convierte en una moneda en la aire”, debido a que los primeros lugares eligen las plazas urbanas o los lugares cercanos a sus lugares de origen, por lo tanto, salen de las plazas más alejadas.

Su puesto elegido fue en Complamar, Hospital Rural 53, ubicado en el municipio de Río Grande, donde volverá a tener guardias que están agotando: “nos vuelven a tratar como médicos internos, hacemos el trabajo de enfermeras y demás personal, porque la cadena de jerarquía en esos lugares somos la cadena más baja”.

Su preocupación, dijo, es que tiene familiares en una comunidad de ese municipio, pero está a 50 minutos del hospital rural, donde no hay camión directo y eso la obligaría a contratar un chofer y para ella significaría “ transferencias de alto riesgo”.

Con lágrimas en los ojos dijo sentirse muy sola por la desidia de las autoridades ante las demandas de este grupo, así como las acusaciones de la sociedad, incluyendo cierta incomprensión de su familia, ya que todos cuentan ella que debe priorizar la Salud: “Yo sé que esto es muy importante, sí, pero el problema aquí es que nadie prioriza nuestra seguridad y tranquilidad. La verdad tengo miedo de lo que nos pueda pasar a mí ya mis compañeros”.

Ambos médicos internos coinciden en que en esos lugares también requieren médicos permanentes, porque necesitan orientación, porque a veces se quedan solos y con toda la responsabilidad, además de reprochar que en otras carreras el servicio social se cubre 480 horas, mientras que en Medicina es un año de pasantía y un año de servicio social.

Lea también: Queman a otra mujer en México; Margarita murió quemada con gasolina en Morelos

Suscríbete aquí para recibir directamente en tu email nuestros boletines sobre las noticias del día, opinión, opciones para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

afcl

Leave a Reply

Your email address will not be published.