“El cáncer afecta a una de cada dos personas”: especialista

44 años, Dra. Hugo de la Peña trabaja para el Royal College of British Medicine y el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, así como para el British Centre for inmunoterapia contra el cáncerdonde diariamente se enfrenta cara a cara contra esta enfermedad.

De origen mexicano, tiene un doctorado en Inmunogenética del Cáncer de la Universidad de Londres y un posdoctorado en Inmunoterapia del Cáncer de la Universidad de Cambridge, así como una especialidad en Cancerología de la Universidad de Oxford; es una de las pocas personas que pertenecen al llamado “triángulo dorado” por haber estudiado en las tres universidades más importantes del país europeo.

En entrevista con EL UNIVERSALdice que a los 13 años le diagnosticaron un cáncer incurable, pero cuando estaba por empezar quimioterapiauna revisión patológica de última hora reveló que había sido mal diagnosticado y que en realidad padecía el síndrome de Kikuchi, que imita completamente el linfoma pero no es maligno.

Lea también: El cáncer debe ser considerado un tema prioritario: expertos

“Que me dijeran que estaba libre de cáncer fue, sin duda, uno de los mejores días de mi vida. No tanto para mí, sino para mi familia, porque pude ver el impacto que el diagnostico de cancer en todos los que me rodean. Entonces, decidí que iba a estudiar medicina como un medio y un fin: curar el cáncer”, destaca De la Peña.

Doctor, ¿cuál es su experiencia como responsable de la lucha contra el cáncer en el Reino Unido (Cancer Research UK Campaign)?

—Es el mayor reto de mi vida, pero que he decidido atacar de frente y sin miedo. El cáncer afecta a una de cada dos personas, por lo que no podemos enterrar la cabeza en la arena como los avestruces y rezar para que no nos pase nada. Tenemos que agarrarlo por los cuernos hasta vencerlo.

Esa es mi experiencia, pasión y responsabilidad, por lo tanto, necesito rodearme de expertos a nivel mundial para lograrlo, este es un esfuerzo global, no solo de mi querido México o Gran Bretaña.

¿Te visualizabas de niño siendo lo que eres hoy?

-No, en absoluto. En la vida hay cosas extraordinarias que le suceden a la gente común como yo, y esa situación extraordinaria te convierte en algo que nunca quisiste ser. Siempre tuve interés por la medicina y fui un excelente estudiante, pero ese diagnóstico de cáncer que recibí cuando era adolescente me cambió, consciente o inconscientemente, profundamente y me convirtió en un guerrero incansable y en el mayor enemigo que ha visto el cáncer.

El médico, que a lo largo de su carrera ha recibido varios premios por sus investigaciones sobre el cáncer, comenta que existen más de 200 tipos de este enfermedad y solo un 50% de posibilidades de superarlo, aunque confía en que en los próximos 15 años, con la terapia de células T, se pueda revertir por completo o convertirse en una condición crónica.

Estamos avanzando cada vez más en la investigación de esta terapia. Cuando el cáncer no se puede curar, su objetivo es prolongar la supervivencia tanto como sea posible con la mejor calidad de vida, con el objetivo de que el cáncer se convierta en una enfermedad crónica en lugar de una que acaba con la vida.

Lea también: Cuatro innovaciones en tratamientos contra el cáncer

¿Qué siente cada vez que uno de sus pacientes lucha contra el cáncer?

—Curar el cáncer es la satisfacción más inmensa del mundo, no tiene precio, no hay adjetivos ni palabras suficientes para describir los sentimientos, pero hay que recordar: aunque me encanta curar el cáncer, siempre será mejor prevenir que curar una.

¿Qué les dirías a los millones de mexicanos que actualmente padecen esta enfermedad?

—Que confíen y que no se llenen de miedo ni de angustia. Las mejores líneas de tratamiento contra el cáncer existen gratis Instituto Mexicano del Seguro Social. Hay que confiar en la medicina mexicana, los mejores tratamientos existen sin costo alguno.

Aunque el cáncer es brutal y tristemente muy común, no es invencible. Curamos el cáncer casi todos los días, pero eso no es suficiente. Todavía no podemos curar ciertos cánceres, pero, insisto, los estamos convirtiendo en enfermedades crónicas y no letales.

Ahora bien, dejar de fumar, beber menos alcohol, adelgazar, cuidarse del sol ayuda a nuestro sistema inmunológico, que debe ser nuestro mejor amigo. A la guerra contra el cáncer no llevaría a mi mejor amigo de la primaria ni a mi papá ni a Batman, sino a mi sistema inmunológico.

Suscríbete aquí para recibir directamente en tu email nuestros boletines sobre las noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.