Santiago Giménez y una apuesta del tamaño de un Mundial

Hay creencia equivocada que el futbolista mexicano tiene la obligación ir a Europa a la menor provocación, independientemente de la condicionesla ligalos tiempola salario ni el club.

¡Déjalos ir, déjalos ir!, suele llamarse automático independientemente de todo lo que implica Moviente a otro fútbol, ​​a un país con diferentes tradiciones —y en algunos casos lenguaje—, ya ​​un estilo de juego que nada tiene que ver con el que se practica en México.

Por supuesto en la cabeza de los jugadores ambicioso y con talento tiene que estar dando el salto al futbol élitede eso no hay duda, pero muchas veces —y varios casos lo demuestran— la prisa cuando tomar una decisión no da los mejores resultados.

Está Diego Lainez, que lleva más de tres años perdido en el Betis con todo y que estaba”la joya de america y el futbol mexicano”; José Juan Macías, que se fue seis meses al Madrid para calentar el banquillo del Getafe; y el más reciente, Orbelín Pineda, que ni siquiera pudo jugar en un equipo de la media tabla por debajo de España (Celta).

Y si nos vamos más atrás, hay otras historias similares: Omar Bravo, Francisco Fonseca, Pablo Barrera o Carlos ‘Gullit’ Peña, que también pasó con más pena que gloria por los clubes europeos.

Hoy, ante la inminente salida de Santiago Giménez, delantero de Cruz Azul que pelea por un lugar en el Mundial y que será fichado por el Feyenoord de Holanda, surge nuevamente la interrogante: ¿está tomando la mejor decisión?

los apuestay el propio futbolista lo reconoció, es muy arriesgado: A menos de cuatro meses del Mundial, cuando por fin es titular de su club y vive un gran inicio de torneo (cinco goles en cuatro partidos), decide ir a una liga que es un buena puerta de entrada a europapero, qué es esto según el tercer escalón en términos de nivel; ya un club que está por debajo de los dos grandes, Ajax y PSV.

Si es o no es lo mejor decisiónel tiempo lo dira, pero la verdad es que’Chaquito‘ Lo habrá discutido con su familiason Novia, entrenadores (Diego Aguirre y Gerardo Martino), y tomó la determinación.

aquí no hay bueno o malo, acertar o fallarmás allá de lo que se pueda analizar o decir, porque cada jugador —y persona— se enfrenta a lo largo de la vida con dilemas que debe enfrentar y nunca hay garantía del éxito. Santiago se dejó llevar por su instinto y ahí va, habrá un mexicano más en Europa.

Que tal vez era mejor esperar hasta después del Mundial, tal vez; pero quien le asegura que después de la feria en Katar habra mas ofertas ¿para él? simplemente, nadie.

LA ADAPTACIÓN

Otro creencia recurrente Respecto a los futbolistas mexicanos que van a Europa, es que se piensa que en la segunda jornada de su nuevo club —país y Liga—, estarán titulares indiscutibles y emularán lo que vienen haciendo en el fútbol local.

Y aunque suene a lugar común, la adaptación Es un proceso que todos —incluso Messi y se demostró en el PSG— deben pasar y obviamente les cuesta más a unos que a otros.

Ojalá, por el bien de Giménez y de la propia Selección, el técnico del Feyenoord haya solicitudOjalá tenga minutos en los meses cruciales previos al Mundial, y ojalá siga creciendo y consolidándose en la Eredivisie.

El hijo de la ‘Chacotodavía no es futbolista hechoperdido madurar, evolucionar en su juego porque finalmente solo tiene 21 años; sin embargo, es un delantero con muchos virtudes: un bien físicoposibilidad de participar en el juego dentro y fuera del área, tiene personalidad y remata bien arriba y con las dos piernas.

Ahí va entonces Giménez rumbo a Róterdam para defender la camiseta histórico Feyenoord… Uno apuesta el tamaño de un mundo.

Mi Twitter: @montesdeoca11

Leave a Reply

Your email address will not be published.