la mejor adaptación de ‘Resident Evil’ se salta por completo la lógica y el lore de la saga para hacer una locura de ciencia ficción de primera

adaptaciones de videojuegos son engañosos porque su público objetivo es difícil, si no imposible, de complacer. Dejando aparte que habrá fans más o menos apegados al lore de los juegos, o a la idea que tengan de lo que define la obra o de cómo se deben mostrar los personajes, es imposible recuperar la parte interactiva que hace del medio una experiencia activa. Sin duda más activa que sentarse en una silla y ver cómo se desarrollaba la obra ante sus ojos.

Pero eso se puede aplicar a cualquier adaptación que se haga de una ficción pasando de un medio a otro. Literatura, teatro, un hilo de Twitter. Por eso se suele decir que las adaptaciones más exitosas se enfocan en capturar eso tan abstracto como la esencia o las ideas de en qué se basa.

Aunque siempre hay excepciones para todo, como Pablo W.S. Anderson ignorando casi todo lo que se puede considerar principal de ‘Residente demoníaco‘ para hacer algunas de las películas de ciencia ficción, acción y terror más locas y divertidas de este siglo. Como ‘Resident Evil: Venganza‘, disponible en el catálogo de HBO max.

Distopía futurista e infectada

Con el siempre eléctrico y carismático milla jovovich mano a mano -con un personaje inventado, por cierto, pero que ha servido de esqueleto para todas las películas-, Anderson comete el mayor insulto que se le puede hacer a un fan que es use esa amada tradición como le plazca para hacer las películas que considere adecuadas. Películas con un tono muy particular, muy cargadas y poco ancladas en la lógica, pero no por ello carentes de ideas interesantes, tanto temática como visualmente.

Para empezar, recoge algo que toda adaptación que se precie de ‘Resident Evil’ debería incluir, ya que es la esencia pura del juego más allá de nombres o personajes o localizaciones reconocibles. A diferencia de otras ficciones de zombis, que aprovechan los monstruos y la epidemia para reflexionar sobre cómo los humanos son realmente los verdaderos monstruos, Los juegos y películas de Anderson apuntan directamente con el dedo -corazón- hacia una gran multinacional capitalista que ha acabado creando la epidemia de su afán de expansión y dominación económica y mundial.

‘Revenge’, la quinta película de la saga, lleva aún más lejos esa crítica a través de una distopía futurista donde Anderson saca a relucir las influencias visuales e ideológicas que ha dejado’Matriz‘. Si al principio fue capaz de sacar adelante la tontería aterradora y guerrera de ‘Alienígenas: el regreso‘, aquí hasta tira’Aeon Fluxen estética y despliegue narrativo para tocar realidades artificiales y memorias implantadas.

‘Resident Evil: Revenge’: disfrute extremo

Elementos de pura ciencia ficción que trata de la manera más desenfrenada y desenfadada posible. ‘Revenge’ aprovecha al máximo la ruptura total con la dependencia de los juegos que hacía’Resident Evil: Extinción‘, ejecutando líneas argumentales y desarrollo de su propia acción en la que de vez en cuando aparecen nombres que al aficionado le sonarán familiares. Anderson los incluye a modo de guiño, pero sabe que en ellos no radica la importancia de la película.

Es obvio, pero no debemos comulgar con ruedas de molino. El estilo de Anderson es demasiado irreverente, ultraviolento y disfrutable para ser apto para todos los públicos.

Ahora, si te gusta pasar un buen rato con una película infectada suelta, que toma ideas ambiciosas de ciencia ficción y las presenta en una acción alucinante y bien ejecutada, las películas de ‘Resident Evil’ de Anderson seguramente harán eso. Y ninguno alcanzó cotas tan altas como ‘Resident Evil: Vengeance’.

Leave a Reply

Your email address will not be published.