No comparecencia de los comisarios y dardo de Alonso


    La nueva FIA se llenó el pecho al comienzo de la temporada prometiendo mucha autoridad y advirtiendo a los pilotos que el libre albedrío había terminado con la marcha de Michael Masi. Solo diez carreras después, nada queda de aquellas buenas intenciones.

    Nuevos directores, reglas más estrictas

    Los nuevos directores de carrera de Fórmula 1 se basaban en dos pilares: Los límites de la pista estaban delimitados por la línea blanca y los pilotos estarían obligados en todo momento a dejar espacio al rival. Incluso 10 carreras después del inicio de la temporada no queda nada de lo dicho.

    Si las primeras carreras nos permitieron ver aires de cambio en algunas actuaciones, como la supresión del aviso al hacer una cerda y pasar directamente a la penalización, en la tercera carrera del año todo empezó a torcerse. Allí Lance Stroll intentó adelantar a Valtteri Bottas. El Aston Martin se lanzó por dentro, obligando a Bottas a abrirse hasta quedarse sin pista, empujado por el canadiense que incluso hizo contacto. El Alfa Romeo tuvo que levantar el pie lo que a su vez le hizo perder una posición extra.

    Para gran sorpresa, la dirección de carrera investigó el incidente y no creyó necesaria ninguna sanción o intervención. Justo lo contrario de lo que se había afirmado a principio de temporada.

    Carrera tras carrera, se han visto acciones que inevitablemente llevaron a lo que se vio en Silverstone. Como en el pasado, acciones que quedaron en nada porque uno de los pilotos cedió. Los pilotos que no dejaron espacio, los que obligaron a frenar, no fueron sancionados. Las resoluciones en las carreras de apoyo no ayudaban a mitigar el caos. A partir de ahí hay que dejar espacio, siempre pasamos a hablar de partes significativas.

    A estas alturas de la temporada todos los pilotos se creen ofendidos al considerar que han tenido que levantar los pies para evitar incidentes más que el resto, lo que acaba agotando su paciencia y volviendo a lo de antes, la ley del jungle, de los cuales es más intimidante.

    De principio a fin, Silverstone fue una carrera llena de acción que no debe permitirse. Que la FIA prometió que no consentiría. Nadie duda de que las últimas diez vueltas fueron un espectáculo colosal, pero ver a los pilotos tirándose de la pista curva a curva, yendo a fondo en las escapatorias, atravesando el interior de la curva, simplemente no está bien.

    Sucesión de maniobras cuestionables

    Sainz no dejó sitio a Verstappen en la salida. Leclerc se quejó de que Hamilton había empatado como si estuviera solo. Hubo contacto entre Pérez y Leclerc. Hamilton, Pérez y Leclerc se salieron de la pista en muchas ocasiones. Verstappen no dejó espacio a Schumacher en paralelo, obligando al alemán a frenar en plena lucha por el puesto. Y por último, Alonso quejándose de los cambios de dirección de Leclerc. Algunas de estas acciones apoyan el debate, la discusión, la investigación. Otros tienen tan claro que hacer la vista gorda es un insulto.

    Al final, la FIA sigue siendo un organismo de segunda, de esos que actúan cuando una carrera está tranquila pero cuando hay bullicio se desbordan y prefieren mirar para otro lado. Movidos más por la sed de venganza de quienes se han quejado de ellos que por la búsqueda de justicia. Y precisamente en este sentido habló el piloto que más veces ha sido sancionado al final de una carrera este año, Fernando Alonso.

    Las preguntas retóricas de Alonso

    El asturiano aseguró que Leclerc había hecho numerosos cambios de rumbo defendiéndose de Hamilton, y que por el mismo motivo que había sido sancionado en Canadá protegiéndose de Bottas y que también le hizo perder posición con Zhou, Leclerc iba a ser sancionado , por lo que se concentró más en Norris que en atacar al Ferrari.

    Alonso, sabiendo muy bien qué mensaje enviar, dio por hecha la sanción, añadiendo que “Si no, es de una película”.. Fernando dejó entrever la tremenda incoherencia de la FIA en la enésima acción que tampoco fue investigada. Algo, que dada la tónica del año, acabará volviéndose en su contra en las próximas carreras.

    Este contenido lo crea y mantiene un tercero, y se importa a esta página para ayudar a los usuarios a proporcionar sus direcciones de correo electrónico. Es posible que pueda encontrar más información sobre este y contenido similar en piano.io

Leave a Reply

Your email address will not be published.