Muere Margaret Keane, la pintora de niños con ojos cándidos y aterradores

A Tim Burton siempre le ha gustado ahondar en los personajes más esquivos u olvidados de la cultura popular. Lo hizo con ‘Ed Wood’, su embellecida aproximación al que es considerado el peor cineasta del mundo. Adoraba el cine de Wood como adoraba los lienzos de Margaret Keane, así que en 2014 le dedicó una película que volvió a poner en primer plano a esta peculiar artista, fallecida el 26 de junio a los 94 años, aunque hasta este viernes no se ha informado de su muerte.

Keane fue interpretado por Amy Adams en la película de Burton, cuyo título no puede ser más explícito: ‘Ojos grandes’. Lo que caracterizó las líneas y formas de Keane fue su manera de pintar los ojos de sus personajes, grandes, redondos, lunares, con una expresividad que puede ser tan cándida como retorcida. No fue fácil para la pintora, ya que su esposo, Walter Keane (Christoph Waltz en la película), quiso aprovechar y apropiarse de su obra, lo que derivó en una amarga separación y un doloroso anonimato hasta que Margaret logró acreditar la autoría sobre ella. obras. pinturas

En un minuto

Burton convirtió el clímax de su película en el momento real en que, durante su juicio en Honolulu en 1986, Margaret pintó en apenas un minuto uno de sus característicos retratos con grandes ojosmientras que Walter afirmó que no podía pintar en ese momento debido a una dolencia en el hombro.

La vida y obra de Margaret Keane reúne así todos los ingredientes para convertirse en una personaje maldito y adorado, una artista de verdadero culto que cautivó a estrellas de todo tipo con sus lienzos. Había quienes decían que eran la representación del mal gusto. Hubo quienes los pusieron en lo más alto de la cultura popular.

Nacida en 1927 en Nashville y fallecida en la californiana Napa el 26 de junio, Keane ya ha demostrado su rara valía pintando ángeles con ojos grandes en la iglesia de su ciudad. Básicamente autodidacta, comenzó a pintar rostros humanos y animales, dotándolos de una elocuencia inigualable a través de los ojos. Están sus retratos de niñas o niños con perros y gatos en brazos que van desde el costumbrismo americano hasta lo inquietante. Realizó obras más estilizadas, como la titulada ‘Damas de compañía’, con una hermosa niña de grandes ojos negros vestida con un kimono japonés y posando junto a un gato. Pero cuando quería, sabía ser aterradora.: Una obra de teatro de 1963, ‘Mañana para siempre’, muestra a unos cuarenta niños que descienden unas escaleras, con sus miradas de ojos enormes, a excepción de una niña en primer plano con ojos ‘normales’, que causa asombro.

en mansiones

Noticias relacionadas

Keane tuvo una hija de su primer matrimonio y en 1955 inició su relación con Walter Keane. Este, hábil promotor, vendió cuadros de su mujer en discotecas con gran éxito. Margaret, que firmó con diferentes nombres a lo largo de su carrera, utilizó en esta época el de Keane, por lo que surgió el malentendido sobre la autoría de los cuadros, malentendido alimentado rápidamente por Walter para hacerse pasar por el único autor de los lienzos.

Se separaron en 1965 y dos décadas después, Margaret logró ganar en los tribunales. Para entonces había vuelto a sus orígenes religiosos y se había convertido en Testigo de Jehová.. Retratos de él adornaron las mansiones de Jerry Lewis, Natalie Wood, Dean Martin, Liberace, Joan Crawford, Marilyn Manson, Tim Burton y otros representantes del mundo del espectáculo. A Crawford le gustó tanto que en la película que hizo con Bette Davis, ‘¿Qué le pasó a Baby Jane?’, puso un par de sus cuadros en la casa de sus dos hermanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.