Néstor Araujo: ganador – Luis García

Tendemos a ser analíticos y a veces hasta severos con los futbolistas mexicanos que pululan en Europa; Sin duda, existen muchos casos que funcionan como simples accesorios, que se usan con poca frecuencia, y que su paso por esas partes es imperceptible.

Tu caso es diametralmente opuesto, eres un hombre, un futbolista que triunfó en el Viejo Continente, desde esa trinchera que te gusta usar, a la que siempre vas, que radica en la tranquilidad y la estabilidad emocional y mental.

Pasaste cuatro años en celta de vigojugaste la mayoría de los partidos de titular, tus números son brutales, nunca bajaste de los 30 partidos jugados por temporada, en una entidad que a veces coqueteaba con el descenso, incluso cerca del infierno tus directores técnicos apostaron por ti.

La forma en que se refirieron a tu partida es un perfecto reflejo de tu gran importancia, debes sentirte sumamente orgulloso de tu paso por Galicia, lo rompiste sin el menor asomo de duda.

Eres un jugador sobrio, la variación en tu desempeño no es abrupta, casi siempre te mantienes cerca de tu máximo potencial, eres uno de esos raros futbolistas cuyos compañeros, entrenadores, gerentes y otras personas involucradas en el juego saben qué esperar.

No te sorprende, escribiendo esto en buena forma, los que te rodean saben exactamente lo que vas a hacer, y eso es fundamental, sobre todo en una posición como la de defensa central.

Decidiste poner fin a tu odisea europea, en agosto cumplirás 31 años, es hora de poner rumbo al final, y que un jugador mexicano tome en sus manos los propósitos de su carrera, primero es atípico, y en segundo lugar es plausible, lo hiciste.

No se tu contrato, ni me importa saber cifras y clausulas, pero no hay que ser un genio para saber que es muy bueno, sin duda genial en todos los sentidos, es un arreglo que te mereces, que llevas años trabajando con inteligencia, talento y esfuerzo, y que hoy forjaste con total virtud.

Eres un personaje que permanece tiempo importante en sus organizaciones, tres años en Cruz Azul, cinco años en santos y cuatro años en el Celta de Vigo, eso solo habla de que eres un tipo estable, tremendamente útil, y que los clubes amortizan tu valía.

Tienes muchas habilidades, y no solo futbolísticas, que te hacen sumamente confiable, un concepto sumamente espinoso de encontrar, la volatilidad en un tema que prácticamente nunca abordas.

Llegas al América como un contrato rimbombante, que paradoja, eres todo menos eso, no te gusta el ruido, no eres estridente, al contrario, eres totalmente lo contrario al típico futbolista americano y su sello, algo eso vendrá de maravilla para encontrar un sano equilibrio, y una de las bazas para ello será tu nuevo entrenador Fernando Ortiz, que es parecido a ti en relación a la prudencia, tanto la abraza como la expresa con mucha sencillez.

Si hay algo que reprocharte, si cabe la palabra, es tu intromisión en la Selección, aunque tus características no son las de ese líder ruidoso y azotado, no has conseguido igualar tu importancia con la Selección mayor que la de su anterior selección española.

En la representante mexicana no has dado ese salto que todos esperamos para convertirte en uno de los tronos mandones, formar parte de la hermandad de las vacas sagradas que gobiernan el vestuario y la cancha.

Equipaje, te sobra para hacerlo, calidad hay que tirar y regalar, pero siento que te has quedado un poco corto, aunque creo que tu llegada al América, equipo que te va a poner en la vitrina del amor. y la aversión, dos sentimientos que generan por su naturaleza, pueden ayudarte a tomar ese lugar de una vez por todas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DEPORTES: PAUSA

Leave a Reply

Your email address will not be published.