Juliana Castro Varón habla de su primer libro: ‘Papel Sensible’ – Música y Libros – Cultura

La diseñadora, escritora y artista pereirana Juliana Castro Varón Creció en un hogar privilegiado, rodeada de las libertades propias de las familias en las que los abuelos y padres provienen del mundo de la enseñanza. Sobre todo, preguntando sin parar por todo lo que rodea y asombra a una chica.

De hecho, su abuela, ahora jubilada, enseñó a leer a muchas generaciones en segundo grado. Su abuelo también fue un destacado maestro de secundaria y su madre, profesora universitaria y escritora, siempre le dio a Juliana las herramientas de seguridad para lograr lo que se proponía.

Creo que fue esa crianza de la celebración. De querer saber cosas, de querer aprender, de hacer preguntas hasta que los adultos no aguantan más o de querer perderse para ver las cosas.”, explica el autor.

De ahí que la dedicatoria de ‘Papel Sensible’, el primer libro con el que Juliana llega a las librerías, ofrezca una de las pistas de su génesis: “Para mi madre, que todo lo sabe”.

(Lea también: “Me preparé toda la vida para contarle a Julio César”: Santiago Posteguillo).

“Mi mamá lo sabía todo. Cualquier cosa que le preguntáramos, ella lo iba a saber. Por qué llueve, quién es el presidente, de dónde vienen los mangos, cuál es la mente de la madre, qué tan lejos está España, todo”, dijo el autor.

Además, contó una historia: ‘Los mangos, aunque crecen en el patio de la casa, no son originarios de aquí. Fueron traídos hace muchos años desde Asia. Asia es un continente, como Europa, pero está más lejos. Ven, te mostraré en el mapa…’ ”, agregó.

Así comienza el divertido capítulo ‘Aprender a conducir’, en el que el autor narra cuando su madre, con unos pocos ahorros, más un préstamo, tomó la decisión de comprar un auto, un día en que el abuelo tuvo una emergencia médica y nadie sabía conducir su coche.

“Mi mamá lo sabía todo, pero no sabía manejar. Fue la primera mujer con coche en la familia. Recuerdo que durante las semanas que ella estaba aprendiendo, salíamos en el auto a dar la vuelta a la cuadra”, relata Juliana.

Juliana Castro Hombre

El libro está editado por Espasa.

A partir de pequeñas experiencias de vida o reflexiones existenciales se tejen los capítulos del libroque dialogan con otros relatos breves que, como cuadros, componen imágenes potentes que te dejan pensando.

Y junto a ella aparecen dibujos de la autora, otra de sus pasiones. La imagen, tanto escrita como dibujada, juega un papel central en el libro, como explica Juliana.

El título proviene –como ella señala– de la historia de la fotografía. Para explicarlo se remonta a sus inicios, cuando los artistas conocían las ayudas ópticas para proyectar imágenes en la pared, pero no encontraban una superficie que pudiera albergar la imagen que proyectaban.

Entonces, el papel sensible, que en un principio eran hojas, fue lo que hizo posible la fotografía, en una época en que la representación estaba en manos de los artistas, frente a los cuales había que sentarse y posar durante horas.”, dice el escritor.

(También: Los diez libros que más han marcado a Juliana Castro Varón).

Castro juega con esa metáfora, para trasladarla a ese espíritu “sensible”, que se deja tocar –como el papel fotográfico– por el mundo que lo rodea.

“Lo que me gustaría conseguir con estos cuentos es que la gente tome conciencia de determinados momentos de la infancia”, explica el autor, que Se formó como diseñadora en la Universidad Nacional de Colombia y luego ganó una beca Fulbright para artistas en la Universidad de Austin (Texas, EE. UU.).

De esta manera, a medida que el lector pasa las páginas, hay reflejos de cuando aprendes a nadar por primera vez, de la primera cámara que se hace con una caja oscura, de ver el mar, de tener miedo, decir “lo siento”, preguntarse por el amor, compartir mundos, crecer y hasta perderse en un supermercado.

Esta última imagen, que se cuenta en otro de los capítulos, lleva implícita otra pista que Juliana va dejando en su recorrido narrativo: esa “libertad” que su madre le mostró desde niña.

La primera vez que pisó un supermercado siendo niña, Castro tuvo miedo de no ver a su madre a su lado. Luego le explicó a dónde tenía que ir siempre, para que por su altavoz le avisaran de ella y pasara a buscarla: “Sra. Martha Varón, su hija Juliana te espera en información.”

Juliana Castro Hombre

Castro fundó la editorial bilingüe Cita Press, que rescata voces femeninas de siglos pasados.

Foto:

Néstor Gómez / TIEMPO

“Esas fueron las palabras mágicas que dieron origen a mi truco favorito. Mi mamá me estaba dando permiso para perderme”, dice el autor.

Luego añade: “Al perderse, ‘el mundo se vuelve más grande que nuestro conocimiento’ –parafraseando a Rebecca Solnit–. Perderse es expandir el mundo.”

De todas esas reflexiones, que la mayoría de los humanos hemos tenido alguna vez, se nutre’Papel sensible’, que rinde homenaje a la belleza, la imagen, el amor y la memoria. Y por supuesto: a una madre como ninguna otra.

Era el único libro que tenía dentro hasta ahora.”, apunta su autora, que se encerró a terminarla durante un mes en una cabaña, en plena naturaleza. Con muchos momentos de incertidumbre.

“Mi editor dice que uno se dura toda la vida escribiendo el primer libro, porque es un cúmulo de todas esas preguntas iniciales. Y creo que la calidad de la memoria ayuda a detener esas preguntas a tiempo. Algunos de estos textos surgen de preguntas de la infancia, pero otros, de una clase de historia del arte, de un viaje o de conexiones entre lo que es perderse en una nueva ciudad y lo que es perderse en la infancia”, dice Juliana, quien, como dice su biografía, ha vivido en más de veinte casas en nueve ciudades y cuatro países.

La autora explica que poner en palabras todas esas obsesiones de la vida “fue un regalo” para ella, porque transparente todos esos pensamientos que tenía: “También fue un ejercicio para poder ver claro lo que estaba pensando”.

(También: ‘Diarios de una lesbiana’, libro censurado en Marruecos que inflama los ánimos).

Este es un libro sobre encontrar y seguir señales. En el mejor de los casos es una guía para no dejar nunca de buscar el amor; un elenco de encuentros con la belleza. No todo pasó, pero todo es verdad.”, se lee en las primeras páginas, que dan la bienvenida al lector.

Aunque las historias son muy autobiográficassu autor señala que también pasan por ese poderoso tamiz de la memoria: “La memoria es literaria y, aunque no estoy inventando nada, es muy posible que mi memoria esté embelleciendo los hechos.

Sobre todo las que sucedieron cuando yo tenía cinco años. Entonces, eso es para honrar el hecho de que tal vez no recuerdo los hechos como sucedieron”, concluye Juliana.

Mas noticias

‘Betty La Fea’ dejará Netflix, estas son las razones.

Las famosas películas de Tom Hanks que dice que son ‘mierda’.

WALL-E, el robot que avisa del progreso tecnológico.

Carlos Restrepo
ESCRITURA CULTURAL

Leave a Reply

Your email address will not be published.