Florian Mayer: “Me tomó dos años recuperarme de toda mi carrera”

Sí, han pasado casi cuatro temporadas desde Florián Mayer perdió ante Borna Coric en la primera ronda del US Open 2018, el último torneo profesional de su carrera. El alemán, ahora mismo a las puertas de apagar 39 velas, ha tenido tiempo de desconectar, recuperarse y empezar una nueva etapa. Eso sí, no ha dejado de ver tenis. En una entrevista con Revista de tenisel de Bayreuth explica su realidad y refresca su memoria con algunos de sus recuerdos como jugador.

Sentimientos después de la abstinencia

“Cuando golpeo la pelota me sigo sintiendo como antes, pero noto que me falta mucha práctica de partidos. Ya no juego, lo noto sobre todo en el servicio y en el resto, la velocidad para llegar a las esquinas de la cancha va disminuyendo año tras año”.

¿Qué estás haciendo ahora?

“Tengo una vida bastante relajada, ahora me dedico a dar sesiones de coaching en Alemania. A partir del verano, un nuevo desafío llegará a mi vida, ya que mi esposa y yo seremos padres por primera vez. De todas formas, sigo viendo todos los torneos, sigo los Grand Slams, el Masters 1000, el ATP 500, etc. Ya no juego partidos en el circuito pero me gusta seguir los resultados”.

US Open 2018, último partido

“No pienso mucho en ese juego, aunque fue el final de mi carrera como jugador. Me tomó dos años recuperarme física y mentalmente de todo lo que viví en mi carrera, fue un proceso bastante largo, no fue hasta hace un tiempo que realmente sentí que estaba completamente recuperado. Ahora estoy bien, no tengo problemas, estoy muy agradecido”.

Empezar una nueva vida

“Fue duro, es como si todo se derrumbara. La tensión de los años, el estrés desaparece, lleva un tiempo adaptarse a la vida normal, encontrar una nueva zona de confort. Pasé toda mi vida volando a torneos, jugando, entrenando, pero todo eso se desvanece, la estructura se derrumba. Siempre sentí que necesitaba tener más tiempo libre, pero luego no sabía qué hacer con ese tiempo, lo que necesitaba era tarea. El tema de entrenar me ha ayudado mucho esta vez, también yendo a jugar a equipos en Alemania, Austria y Suiza. Así fueron los últimos capítulos de mi carrera.

Ser tenista profesional no es fácil

“La presión para lograr los resultados necesarios cada temporada para clasificar a los cuadros principales de Grand Slam es muy grande. Si te lesionas, estás fuera. No es una vida fácil, cada uno se la lleva diferente, pero creo que todos los deportistas de élite tienen fases en sus carreras en las que no están bien mentalmente. Podemos llamarlo agotamiento u otra cosa. A veces una lesión te deja fuera medio año pero, al mismo tiempo, te ayuda a recargar las pilas. Antes casi no había jugadores que estuvieran en activo durante 15-20 años, el cuerpo no aguantaba”.

Halle 2016, tu mayor alegría

“Ese fue definitivamente el mayor éxito de mi carrera, también emocionalmente. Ganar un ATP 500, en Alemania y sobre hierba es algo que nunca olvidaré. El trofeo lo tengo en la sala de mi casa, es un hermoso recuerdo. Aunque han pasado tantos años, soy muy consciente de todo lo que viví, el buen tenis que jugué allí, fue un título merecido. Llegué a los cuartos de final en Wimbledon, gané otros torneos, incluida una Copa del Mundo, pero la victoria en Halle lo superó todo.

Algo que cambiar en tu carrera

“Hubiera tomado más descansos, me hubiera dado más espacio para recuperarme. Esto le ha pasado a muchos jugadores, pero todos tenemos la obligación de seguir jugando torneos. Muchos fines de semana iba a jugar equipos en lugar de descansar, pero era difícil pasar una semana sin viajar. A veces, lo más inteligente hubiera sido renunciar a algunos torneos, así que sí, habría manejado todo esto de otra manera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.