“Mujer, casos de la vida real”, el programa de culto que sigue conmocionando a México

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO - 05 DE ABRIL: Silvia Pinal asiste a la conferencia de prensa para presentar el elenco de la obra 'Caperucita, Que Onda Con Tu Abuelita' en el Teatro Silvia Pinal el 5 de abril de 2022 en la Ciudad de México, México.  (Foto de Jaime Nogales/Medios y Media/Getty Images)

Mujer, los casos de la vida real permanecieron al aire durante 21 años. (Jaime Nogales/Medios y Medios/Getty Images)

Silvia Pinal y Mujer, casos de la vida real Marcaron toda una época en la televisión mexicana durante los 21 años que esta producción estuvo al aire en Televisa. Con el tiempo, la transmisión cambió de horario y temática, pues fue la primera serie masiva que abordó temas que, hasta entonces, eran tabú en la televisión abierta en México: abuso sexual, violencia intrafamiliar, drogadicción, homosexualidad, tráfico de órganos, entre otros.

Inicialmente, el programa tenía como objetivo apoyar a las personas afectadas por el terremoto de 1985 que sacudió la Ciudad de México, pero pronto el tono se adaptó a las nuevas necesidades narrativas. Para los años 90, las telenovelas no retrataban problemas sociales y explotaban enfoques maniqueos y meramente ficcionales. El diferenciador del programa producido y conducido por Silva Pinal era lo opuesto al melodrama sobreexplotado: recogía historias reales, muchas de ellas enviadas por los televidentes, y las llevaba a la pantalla.

Una de las actrices más recordadas de esta serie es Paulina Martell, quien interpretó el personaje de una niña que siempre sufría algún tipo de maltrato o abuso. “Pues imagínate lo tristes que eran las historias, me concentré y me metí en el personaje”, respondió Martell a un fan en Instagram que le preguntó sobre sus llantos realistas en las historias, por lo que, a pesar de todo, se preocupa. “(Fue) uno de los mejores momentos de mi vida. Realmente disfruté actuando los casos y compartiendo las historias de personas reales”, recordó.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si aparece como no disponible debido a tus preferencias de privacidad

En uno de los episodios más recordados por los fanáticos de la serie, Martell interpretó el papel de Minerva, una niña que es abusada sexualmente por sus hermanastros debido a la desaprobación de su padre biológico y con el único apoyo de su madrastra, quien decide creer. ella y hacer frente a sus propios hijos. Según Silvia Pinal, este fue un caso que les envió un televidente.

Muchos capítulos del programa han sido considerados inquietantes por la crudeza que reflejan los casos escenificados. Por ejemplo, la historia del niño con el globo rojo.

En esta transmisión, un niño sueña con tener un globo rojo y un ladrón intenta secuestrarlo, pero el niño no cae en su juego. Sin embargo, al día siguiente es secuestrado a la salida del colegio y, tras la desesperación de su madre y el consiguiente allanamiento, el niño vuelve a casa con una venda en los ojos, además de llevar en las manos un globo rojo y un fajo de billetes. Ante la tristeza y la falta de justicia que encuentra al denunciar el caso a la policía, la madre, interpretada por Patricia Reyes Spindola, quema los billetes en su estufa para terminar la historia. Este capítulo causó estupor incluso en los últimos años, pues mucha gente recordaba haberlo visto, pero no había constancia fílmica.

En 2018, la historia circuló en las redes sociales y otros foros de la red, pero pocos creían que el episodio había sido transmitido. Sin embargo, un año después, el capítulo fue subido a Internet y la gente pudo confirmar su existencia. Se transmitió originalmente en 1998 y, según Pinal, la audiencia envió faxes, llamadas y correos electrónicos para solicitar la retransmisión. Sin embargo, la conductora no aclaró si se trató de un episodio basado en un caso real.

Es difícil asimilar que este programa, afectado por historias crueles y descriptivas, se transmitiera en horario familiar, ya sea de lunes a viernes a las 5 de la tarde o los sábados a las 8 de la noche. Y, por supuesto, siempre estuve en el Canal 2 (con reposiciones en Galavisión), el canal principal de Televisa donde aún hoy es raro ver contenido que trate estos temas a nivel explícito.

Unicable, el canal pago de Televisa, puede ratificar el éxito imperecedero de la serie. La lista de reproducción en Mujer: Casos de la vida real en YouTube tiene 662 videos. Ese número supera a cualquier otro programa del canal, incluido Red Divina y miembros en el aire. La lista se actualiza todos los días y los episodios se suben fragmentados en tres partes, para agregar más dramatismo al desenlace. Llama la atención que los internautas comenten los episodios con tanta indignación. En ese hecho reside la fórmula de este éxito: hacer que los espectadores sientan que las actuaciones son reales.

A diferencia de sus sucesores, la rosa de guadalupe o como dice el dicho, el programa de Pinal hizo uso del lenguaje normal. No más. Ni exagerado ni impuesto. Ahora en cualquier programa se pueden ver estereotipos llevados al límite a través del habla: el tono fresa y el tono de barrio son la norma. En ambos casos, sin el menor grado de naturalidad. En 2019, Silvia Pinal habló de la posibilidad de retomar la serie, pero ese proyecto no se ha materializado.

Por supuesto, esta producción también explotó el morbo y hizo un uso indiscriminado del sensacionalismo para impactar a los espectadores. Por eso, incluso las generaciones actuales, teóricamente más acostumbradas a la violencia gráfica en los productos audiovisuales, quedan impresionadas con las narraciones de Mujer, casos de la vida realun polémico programa que, a casi 15 años de su finalización, sigue conmocionando a una audiencia que lo venera por el insólito mérito de contar la realidad abiertamente en la televisión nacional.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La actriz Bárbara Torres, ‘Excelsa’, tuvo una fiesta de XV años con todo y chambelanes

Leave a Reply

Your email address will not be published.