Esta es la primera imagen de Sagitario A*, el agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea.

Astrónomos del equipo Event Horizon Telescope (ETH) han revelado cual es la primera imagen del Agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, Sagitario A*, o Sgr A*, que es también la primera evidencia visual directa de este objeto. Este equipo fue el mismo que en 2019 reveló la primera fotografía tomado de la sombra de un agujero negro, mostrando una imagen de uno ubicado en la galaxia Messier 87 o M87.

Aunque el horizonte de eventos en sí no se puede ver, ya que no emite luz, el gas brillante alrededor del agujero revela una región central llamada “sombra” que está rodeada por una estructura similar a un anillo brillante. Gracias a la nueva vista de la luz, se puede ver que este objeto es cuatro millones de veces más masivo que nuestro Sol, ubicado a solo 27,000 años luz de la Tierra.

Aunque desde hace años los científicos ya infieren la existencia de Sagitario A* en el centro de la galaxia, por la forma en que los objetos se mueven alrededor del agujeropero es la primera vez que tenemos una imagen directa de su sombra.

Este fue el proceso para capturarlo

M87 Y Sgr A

A la izquierda la primera imagen de un agujero negro, M87 y a la derecha el agujero negro en el centro de la Vía Láctea: Sgr A

Para obtener la imagen, el equipo unió ocho observatorios de radio existentes alrededor del planeta para formar “un telescopio virtual” del tamaño de la Tierra, observando a Sgr A* por varias noches en 2017recopilando datos durante muchas horas seguidas, de forma similar a como lo haría un tiempo de exposición prolongado en una cámara.

La red EHT de radioobservatorios incluye el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) y el Atacama Pathfinder EXperiment (APEX) en el desierto de Atacama en Chile. En Europa, otros dos observatorios contribuyeron al trabajo: el telescopio IRAM de 30 metros en España y, desde 2018, el North Extended Millimeter Array (NOEMA) en Francia. así como una supercomputadora para combinar datos EHT alojados en el Instituto Alemán de Radioastronomía.

Aunque los dos agujeros, M87* y Sgr A*, parecen bastante similares, el agujero negro de nuestra galaxia es más de mil veces más pequeño y menos masivo. Sin embargo, a pesar de ser dos tipos de galaxias y masas diferentes, cerca del borde se ven bastante similares.

Eso2208 Eht Mwe

La comparación de tamaño entre los dos agujeros a escala, incluyendo otros elementos del Sistema Solar, como las órbitas de Plutón y Mercurio.

Esto nos dice que la Relatividad General gobierna estos objetos de cerca, y cualquier diferencia que veamos más allá debe deberse a diferencias en el material que rodea a los agujeros negros.

Sera Markoff, copresidente del Consejo de Ciencias EHT y profesor de astrofísica teórica en la Universidad de Amsterdam, Países Bajos

Sin embargo, aunque Sgr A* está más cerca de nosotros que M87*, implicaba una observación más complicada. Esto es porque el gas en la vecindad de los agujeros negros se mueve a la misma velocidadcasi tan rápido como la luz, pero este gas tarda de días a semanas en orbitar M87*, mientras que en Sgr A* la órbita se completa en menos de tres minutos.

Eso2208 Eht MWc 1

Esto también significa que el patrón de brillo y gas alrededor de Sgr A* era cambiando rápidamente mientras los observatorios de radio EHT lo observabantratando de tomar una imagen clara.

Para superar los problemas en su captura, se tuvieron que desarrollar nuevas herramientas para explicar el movimiento del gas alrededor de Sgr A*, ya que a diferencia de M87*, que era un objeto más fácil y estable, con casi todas las imágenes capturadas con el mismo aspecto. , no fue el caso de Sgr A*, donde se tuvo que hacer un promedio de las observaciones extraídas por el equiporevelando el “gigante” que acecha en el centro de la galaxia.

En este video puedes ver el proceso para capturar Sgr A* (a la izquierda) comparado con M87* (a la derecha)

En total, más de 300 investigadores de 80 institutos de todo el mundo se unieron para la colaboración EHT, que también trabajó durante cinco años usando supercomputadoras para combinar y analizar sus datosal mismo tiempo compilando una biblioteca de agujeros negros simulados para comparar con lo que encontraron en las observaciones.

Ahora, con este nuevo material, los científicos pueden comparar y contrastar los dos agujeros, que tienen diferentes tamaños, utilizando los nuevos datos para probar teorías y modelos sobre cómo se comporta el gas alrededor de agujeros negros supermasivos, un proceso que aún no se comprende completamente pero que se cree que desempeña un papel clave en la formación y evolución de las galaxias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.