El VPH está asociado con el cáncer de cuello uterino, pene, ano, vagina y vulva, destaca un experto

La educación como factor clave de la comunidad científica en Puerto Rico para la vacunación contra el VPH.

Dra. Vivían Colón, profesora del Centro Integral de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico. Foto: Cedida por el Dr. Colón a la Revista de Medicina y Salud Pública.

“Las mujeres puertorriqueñas tienen una tasa más alta de cáncer de cuello uterino que las mujeres de Estados Unidos, por eso se empezó a hablar de factores sociales”, dijo la Dra. Vivían Colón, profesora del Centro Integral de Cáncer de la Universidad de Puerto Rico. Puerto Ricoquien enfatizó la importancia de la vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) como método preventivo para este tipo de cáncer.

Sin embargo, la especialista aclaró que el virus del papiloma humano, además de estar asociado con el cáncer de cuello uterino, también está asociado con el cáncer de pene, ano, vagina y vulva. Los factores de riesgo incluyen tener múltiples parejas sexuales y un sistema inmunitario debilitado.

Cabe señalar que hay laceraciones que se dan antes del cáncer y que, si la vacuna se administra a tiempo, se puede prevenir en la mayoría de los casos. El Dr. Colón está trabajando en proyectos innovadores, como el programa comunitario de cáncer, que funciona desde hace más de diez años y ha ayudado Puerto Rico a nivel científico y de formación de otros profesionales, ya que se han centrado en comprender el virus del papiloma humano, desarrollando dos programas educativos, uno de ellos dirigido a padres a cargo de niños de 11 a 15 años.

“La vacuna contra VPH previene los cánceres asociados a este virus, pero el número de dosis depende de la edad de la persona al momento de la vacunación”, dice Colón. Es importante saber esto porque hay un seguimiento, “si tienes un niño entre 9 y 14 años, hay dos dosis, la primera se da y la siguiente es a los seis meses; si tiene 15 años o más, son tres dosis, que se colocan en un período de seis meses”, agregó el experto.

El Dr. Colón había revelado previamente al Journal of Medicine and Public Health que “hay aproximadamente más de 150 virus de VPH las cuales se dividen en dos grupos: las de bajo riesgo que se presentan a través de las verrugas genitales y las de alto riesgo son los tipos 16 y 18 que se vinculan a tipos de cáncer ginecológico como el cáncer de vulva, vagina, ano, pene y otros como como la boca, la cabeza y el cuello y la orofaringe”.

Por eso, Colón, junto a otro grupo de expertos, continúan haciendo esfuerzos para educar y prevenir el contagio en Puerto Rico.

La Asamblea Mundial de la Salud de la OMS oficializó en noviembre de 2020 el proceso para la erradicación del cáncer de cuello uterino para 2030 en todo el mundo. La meta es llegar al 90% de vacunación contra VPH70% en pruebas de tamizaje y 90% en tratamiento de lesiones precancerosas y cáncer asociado a VPH

“No existe una asociación entre la administración de la vacuna contra el virus del papiloma humano y los cambios sexuales posteriores, por lo que es un mito”, explica el especialista, respecto a la creencia de que luego de la administración podría haber una liberación en la conducta sexual.

Otro mito que ha creado resistencia a la vacuna es la creencia de que la administración podría causar infertilidad, pero el experto aclara que: “Ni la infertilidad ni los efectos secundarios en general se han visto en evidencia científica en décadas, ya que esta vacuna tiene más de quince años. “

“Es hora de retomar la vacunación como una oportunidad para prevenir el cáncer”, es el llamado del Dr. Colón.

Puerto Rico y la lucha contra VPH

En un informe revelado por la Organización Panamericana de la Salud, se dieron a conocer datos que destacan el trabajo, ya que en agosto de 2018 Puerto Rico se convirtió en uno de los primeros cuatro territorios de los Estados Unidos de América en implementar la vacuna contra VPH como un requisito escolar para reducir la incidencia de cánceres asociados con VPH en la isla.

En 2019, se garantizó por ley que todos los vacunadores deben informar al Registro de Vacunación, por lo que especialistas reconocen que el caso de Puerto Rico demuestra que el desarrollo de políticas públicas junto con colaboraciones entre coaliciones académicas, científicas y comunitarias, logran cambios poblacionales y resultados medibles encaminados a la prevención de VPH.

Aprobación de la vacuna contra VPH

En 2006, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó la primera vacuna contra VPH en el mercado, tetravalente Gardasil ® (contra VPH tipo: 16, 18, 6 y 11) para mujeres de 9 a 26 años.

De forma continua, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) de EE. UU. ha recomendado como parte de la vacunación de rutina, la serie de tres dosis de la vacuna contra VPH para niñas de 11 a 12 años. Esto se debe a la fuerte respuesta de anticuerpos que se produce tras la vacunación a estas edades (13).

En 2009, la FDA aprobó una segunda vacuna, bivalente Cervarix® (contra VPH tipo: 16 y 18) para mujeres de 10 a 25 años. En ese mismo año, la FDA aprobó el uso de la vacuna tetravalente Gardasil® en varones entre 9 y 26 años para la prevención de las verrugas. Sin embargo, no fue hasta 2011 que se recomendó la vacuna contra la gripe. VPH en varones de 11 a 12 años e incluyendo la prevención de cánceres relacionados con VPH (como el cáncer de ano y orofaringe).

Ver el programa completo: