El Barcelona también paga en la grada del Camp Nou su mala temporada

BARCELONA — El Barcelona cerrará la Liga ante el Villarreal en el Camp Nou, con fecha aún por decidir (21 o 22 de mayo) y en un horario aún no conocido, tras una temporada atípica en la que ha disputado diez partidos de la competición a las 21:00 horas y el último, el martes ante el Celta, a las 21:30 horas, su última hora.

De los 18 partidos disputados desde el inicio de la Liga, los últimos siete, desde febrero, no empezaron antes de las nueve de la noche, lo que provocó que la asistencia de aficionados al estadio se resintiera, que sólo superó los 70.000 ante el Sevilla y que en cuatro de ellos estaban por debajo de 60 mil.

A lo largo de la temporada el Camp Nou no se ha llenado ni una sola vez, siendo los 86 mil 422 aficionados que asistieron al Clásico de Liga contra el Real Madrid la mayor afluencia de público, quedando por debajo de los más de 96 mil que por dos veces asistieron de forma consecutiva a dos partidos de la selección femenina, batiendo el récord mundial de asistencia… Y dejando claro el creciente problema que se contempla con la selección masculina.

Teniendo en cuenta que los partidos ante Real Sociedad, Getafe, Granada y Levante se disputaron con entradas limitadas, hasta el momento se han disputado 14 partidos de Liga con el Camp Nou a pleno rendimiento, registrando un total de 861 mil 435 espectadores, lo que da una promedio de 61 mil 531 aficionados por partido. Teniendo en cuenta que el aforo oficial del estadio es de 99.354 espectadores, la media por partido no llega al 62 por ciento.

El tema empezó a plantearse, aunque se hizo en voz baja y lejos de las alarmas, en el mes de octubre, cuando el partido ante el Valencia, el primero sin limitación de público, no llenó ni la mitad de las gradas.

Pero cuando ha llegado el desenlace del curso, se ha hecho patente ese abandono generalizado por parte de la afición, que ha dejado muy solo a su equipo.

La pandemia (los primeros cuatro partidos ligueros tenían límite de aforo), las excedencias que aprovecharon más de 24 mil abonados, los precios y, también, el papel discreto de un equipo que perdió Lionel Messi antes de empezar el curso podrían explicar este creciente vacío que se ha instalado en el Camp Nou… pero los horarios en los que se ha visto obligado a jugar el equipo de Xavi Hernández han sido la gota que colmó el vaso.

Estos últimos siete partidos de Liga se jugaron en domingo (cinco), uno en lunes y el último en martes, siendo al día siguiente laborable… y escolar en el caso de los colegios.

Así, en todos ellos se ha reducido mucho la asistencia de niños y niñas e incluso espacios habitualmente llenos como la Tribuna de Animación han mostrado un panorama desolador tanto ante el Cádiz como ante Rayo Vallecano y Celta, con apenas la mitad, o menos, de sus miembros presentes.

Más allá de lo ocurrido en el partido de Europa League ante el Eintracht Frankfurt, en el que el Camp Nou fue literalmente tomado por la afición del club alemán, y teniendo en cuenta la necesidad de recuperar a su afición, el Barcelona ha comenzado a tratar el tema con vistas a la la próxima temporada… En la que uno de los puntos principales, advertidos desde diferentes foros de fans, es la necesidad de jugar menos partidos por la noche, sobre todo cuando el día siguiente es laborable.

Leave a Reply

Your email address will not be published.