“No escribiré un libro pero he tenido ofertas”

Carlos, Naval Es el delegado del primer equipo del FC Barcelona. Ha cumplido 35 años en el club azulgrana, al que llegó en 1972. Ha visto pasar generaciones y generaciones de jugadores, entrenadores y presidentes. Su vestuario le rindió homenaje.

Carlos Naval:
Video

Mira aquí la entrevista con el mítico delegado del FC Barcelona.


Un trabajo que te llena.

Estoy encantada de poder hacer este trabajo, de vivir lo que he vivido. Muchos años más no lo serán.

La vida en un avión.

al final te acostumbras

Muchos días sin la familia.

Sí, demasiados. Ahora menos. Antes salías tres días antes para ir a Europa y si jugabas la Liga…

haces contabilidad?

Partidos, jugadores, viajes, kilómetros….

No. Quizá algún día lo consiga, pero no tengo ese gusanillo.

Tantos años dan para un libro.

Sí, pero no tengo bolígrafo ni bolígrafo ni lápiz. No, no voy a escribir un libro.

¿Mucho poder?

Ninguna. He intentado estar al servicio de jugadores y entrenadores.

El personal le rindió homenaje.

Fue una sorpresa. ella no sabía Me sentí apoyada por todos y emocionada de seguir estando al pie del cañón.

Coincidió con su penalti. ¿Qué pasó con el árbitro Díaz de Mera?

Fue en el descanso. Íbamos subiendo a la cabina del árbitro y entonces un jugador se paró en las escaleras y le dijo que solo había perdido un minuto. Le dije al jugador que se fuera y le insistí cómo era posible que hubiera dado un minuto y me dijo: ‘No salgas en el segundo tiempo y te expulsan’.

¿No puedes decir eso?

Teóricamente sí, pero lo interpretó como una protesta o un desprecio. También tienen su presión, su estrés.

La cuarta vez.

Los demás, también por protestar. Uno en Sevilla con Fernando Teixera Vitienes. En el descanso le hice un comentario y lo mismo. ‘Estás expulsado’. ‘Y en la segunda parte no sales’. Y dos en el Camp Nou, uno con Iturralde, preparando un cambio de jugador. Le dije al jugador: ‘Cállate. No puedes protestar’. Y no sé por qué, me expulsó.

Comenzó en 1986-1987.

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona

Pep Morata

El vicepresidente de Núñez, Josep Maria Serra, nos dijo a Paco Rodríguez ya mí que teníamos que turnarnos hasta que se mejorara Rodolfo Peris, el entonces delegado. Tuve que seguirlo cuando volvió, pero al final me quedé con Rodolfo dos años.

¿Es el mayor?

Todavía es Calzón.

¡Qué derbis!

Antes sí, pero con el tiempo es un juego más. Como el Clásico.

¿Un delegado tiene que ver y callar?

Preferiblemente sí, hay que ser lo más discreto posible.

¿Cómo es un día a día más allá del partido?

Hay que estar pendiente de todo. Tener contacto continuo con los diferentes departamentos del club en viajes, planificación, hoteles, autocares, servicios, infraestructuras, rivales, cuidando todos los detalles…

Y de las cartas.

Además, aunque los técnicos y su plantilla también lo están a día de hoy.

Ha evolucionado mucho.

Siempre digo que soy de los delegados que va con el lápiz de carpintero en la oreja. Sí, ha evolucionado a nivel informático, tecnológico, a nivel de redes sociales. Para avisar a un jugador a veces había que ir a su casa. Ahora esto ya no sucede. Están en contacto.

¿Un momento de desesperación?

Un momento crítico fue el día que teníamos que ir a Pamplona (2012) en un viaje relámpago en dos o tres horas. Todos estaban en su casa. En una hora teníamos que irnos. Pedro llegó casi, casi cuando el tren estaba por partir.

Todo cambió con Pep.

Al principio seguí la regla de viajar el día anterior. Entonces me dijo que eran muchos viajes, mucho tiempo perdido y que había que recortarlo.

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona..

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona..

Pep Morata

Recibió muchas críticas.

Sí, pero ahora casi todos los equipos lo hacen. Ese día en Pamplona fue una excepción. Y llegó a tiempo.

¿Qué etapa recuerdas con más cariño?

Para mí todos han sido agradables y únicos. Cuando ganas todo es más agradable, pero no cuando pierdes. Tienes que ser lo suficientemente autocrítico, aceptarlo. En todas las etapas he sentido que formábamos una familia.

Con Cruyff-Rexach lo pasó bien

Sí, me lo pasé muy bien con ellos pero con todos los demás también. Lo que pasa es que los técnicos no quieren perder porque va en detrimento de su currículum. Prácticamente fueron los primeros y Charly estaba como más que en casa. Con Pep, Luis Enrique… Cada entrenador tiene su sello personal. Hay quienes están más cerca, hay quienes vienen después. Sí, con Cruyff hubo momentos inolvidables.

¿Cual?

en la cuarta liga. Terminamos nuestro partido y en Riazor pitaron penalti a favor del Depor y Johan nos dijo: ‘No os preocupéis, que lo parará’. Y lo detuvo.

¿Y el elogio de Van Gaal?

No los esperaba. Supongo que eso fue lo que sentí en ese momento.

Xavi, de jugador a entrenador. También otros, como Koeman, Valverde, Luis Enrique…

No cambian como personas pero sí con el trabajo. Ahora tienen la inquietud de saber quién está lesionado, el rival, cómo ganar, cómo está el equipo, cómo está la plantilla. Un jugador está para jugar y no para otras cosas. Un entrenador está ahí para jugar. es la diferencia

¿Sigues pidiendo regar el césped?

Eso lo piden los jugadores que están en el campo, en el descanso.

Un año duro con tres técnicos.

El ambiente en el vestuario es positivo, todo el mundo está deseando e intentando salir de estos malos resultados que hemos tenido.

Ha vivido con muchas grietas. ¿Qué tan cerca están?

Muy asequible, muy cerca de ti. No notas la diferencia de que por fuera son consideradas superestrellas.

¿Hay alguno en particular?

(Resopla) Todos son muy normales. El que más diferente era no como persona sino como jugador era Leo.

La lista es larga: Laudrup, Romario, Rivaldo, Ronaldinho, Messi, Suárez, Neymar…

Todos son fenómenos tanto como futbolistas como personas. Ronaldinho te daba alegría y vida en un partido, Messi lo resolvía, Ney era un espectáculo, hasta para atarse las botas… Al primero que vi hacerlo en un partido fue a Henry.

¿Se pueden tener grandes amigos?

La amistad en el mundo del fútbol es muy fugaz. Tengo una buena relación con algunos jugadores.

Messi es especial.

Más que especial. Por lo que nos ha dado y por lo que hemos disfrutado de él. Como persona es muy afable, ayuda mucho. Tenías que escucharlo.

Hay una buena generación de hogar.

El problema, a veces, es que en el Barça los jugadores llegan muy rápido a lo más alto. Hay que tener cuidado y paciencia.

Habrá otro como Xavi, Iniesta, Busquets…

Eso fue único. Hay que trabajarlo bien.

¿Un delegado también tiene que ser un poco psicólogo?

A veces sí

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona..

Entrevista de MD a Carlos Naval, delegado del FC Barcelona..

Pep Morata

Y dar consejos.

Cuando no había tanto personal, a veces le decías algo. ¿No sería mejor hacer lo otro?

Un día lo escuché hablar de De la Peña.

Era un fenómeno jugando al fútbol, ​​pero dependía de cómo saliera. Un día le dije: ‘Oye Iván, nada te va bien. Pónselo fácil y verás como luego sale el pase definitivo. No busques el paso difícil.

¿Lo devolvieron con goles?

Es algo muy especial. No recuerdo. Lo que sí celebramos juntos son goles.

Como el de Iniesta en Stamford Bridge.

Fui el único que no corrió a la esquina porque pensó que alguien debería quedarse en el banquillo. A mitad de carrera Pep me dijo ‘tenemos que hacer un cambio’. Estábamos con un jugador menos. Si veis las imágenes, no soy mucho de celebrar goles, estoy tranquilo.

Sergi Roberto, PSG 6-1.

Por cómo sucedió, sí. Estás nadando para salvarte y dices que me voy a morir en la orilla. Queda un minuto, 5-1 y dices que lo hemos intentado y lo hemos conseguido. Son los goles que quedan. El vestuario que te puedas imaginar.

Dormir con las Copas de Europa ya se ha convertido en una leyenda

Sí, son circunstancias. En una me quedé sola después de la celebración, todos se fueron y no la iba a dejar sola en una habitación. La segunda era continuar con la tradición.

Tienes que escribir un libro…

No da para el y ofertas que he tenido.

¿Cómo ha sido con los presidentes?

Con todos me he portado bien, con las distancias que hay que marcar con el presidente del club. Me he sentido reconocido por ellos y si me encuentro con alguno nos abrazamos.

También ha habido momentos terribles como la muerte de Tito.

Te marca mucho. No todo es alegría. Te hace tocar con los pies en el suelo. Un duro golpe. Es la parte negativa de la vida y hay que afrontarla. Como lo fue la enfermedad de Abidal o no jugar un partido de fútbol porque lo dejamos.

En las semifinales de Copa ante el Atlético, en 2000.

Fue un día triste. El club está por encima de todo. Se decidió no jugar la eliminatoria y perdimos.

leer también

Leave a Reply

Your email address will not be published.