Mundo terrícola, un libro delirante y colorido tanto en contenido como en forma | el diario

Entre un libro de “cartas” (a falta de una definición más precisa) y un álbum de fotos, existe todo un espectro de publicaciones que combinan texto e imagen en diferentes porcentajes de ambos, y que incluye desde cómics hasta libros. ilustrado, recorriendo el libro álbum. Hacia la mitad de ese espectro hay un tipo de libro que disfruto mucho, que podríamos definir como un “libro temático” o “antología ilustrada”, que de tapa a contraportada juega con un tema o una idea usando una variedad de gráficos. recursos.

Hay grandes títulos de este tipo que no han llegado a nuestras librerías, como Ciencia… ¡Para Ella!de la guionista y humorista Megan Amram, o América (El Libro)por Jon Stewart y el equipo de El programa diario. Pero no han faltado las apuestas locales, como la parodia del almanaque del Banco de Seguros del Estado denominada Almanaque mundial de Uruguaysobre el cual no emitiré una opinión ya que soy una de sus causas.

El catálogo uruguayo de obras lúdicas con fuerte presencia de componentes visuales se acaba de ampliar con el lanzamiento de mundo terrenal, un libro editado por Tajante que destaca tanto por su contenido como por los valores de su producción. Basta echar un vistazo a la colorida portada, con un buen uso del barniz sectorizado (se cuelan aquí ocho años de experiencia en la imprenta), para descubrir un ejemplar con un diseño muy cuidado, tanto que el editor gráfico y el maquetador tienen sus nombres destacados junto con los del resto de los autores.

Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz fundan la editorial con la publicación de la novela conjunta ¿No has oído hablar de Cardoso?, y tras varios libros propios y ajenos, se juntaron de nuevo para escribir esta obra, de la que sólo se confiesan traductores. (Esto me recuerda al último libro lúdico que les voy a recomendar para hoy: piedad para los idiotas, de Sandor Szavost, “traducido” por Juan Andrés Ferreira). Arizcorreta y Ruiz cuentan que se han topado con esta guía, que habría sido realizada por seres de otro mundo para que sus compañeros pudieran seguir consejos tan delirantes como inútiles para hacerse pasar por humanos. Y esto porque, a nuestras espaldas, civilizaciones extraterrestres hicieron de nuestro planeta un destino turístico, pero saben que, como si fuéramos aborígenes salvajes o animales de zoológico, lo mejor es no molestarnos demasiado e intentar pasar desapercibidos.

La guía, pues, ofrece información en forma de respuestas a las preguntas más habituales que los seres de otros mundos hacen sobre el nuestro, como por ejemplo “¿Puedo andar en pijama por la vía pública?”. o “¿Está bien darle alcohol a un mono?” (La respuesta a esto último es que depende.) Con estos ejemplos, el registro de la publicación es más que claro. A diferencia de los protagonistas de la sitcom Tercera roca del solObsesionados con el comportamiento, la etiqueta y la profundidad de las relaciones interpersonales, estos turistas quieren saber qué embalsamar, cómo convertirse en ninja o si es correcto gritar un gol al equipo al que pertenecías.

La guía está dividida en secciones como “Hábitos”, “Protocolos”, “Entretenimiento” y “Secretos”, pero entre el hermoso caos que es una guía para extraterrestres no esperes que haya un verdadero orden. De hecho, es el tipo de libro que, después de leerlo, se puede disfrutar al abrirlo en cualquier página.

mundo terrenal tiene el ilustrador perfecto para este tipo de incertidumbre. Roberto Tito Lagos no solo tiene un estilo humorístico con tintes de la escuela española de Bruguera que lo hace ideal para acompañar (y reforzar) los capítulos, sino que su capacidad de producción en serie hace que el número tenga decenas y decenas de ilustraciones que otros autores podrían tener. les tomó un siglo para terminar. El humor de Arizcorreta y Ruiz navega entre el absurdo y la ingenuidad, territorios que Lagos domina a la perfección.

Joaquín Rodríguez Frau en la edición gráfica y Álvaro Yáñez en la maquetación completan la obra, que para mayor variedad incluye cuestionarios, tablas, diagramas y un cuidado uso de las tres tintas (negra, verde y naranja) para terminar de darle un aspecto de otro. mundo, especialmente entre la fauna dominante de libros impresos sólo en negro, que en la mayoría de los casos es todo lo que se necesita.

Los adjetivos que se pueden usar para el contenido también se aplican a la forma: irreverente, colorido, heterogéneo. Ambos elementos se combinan en un producto final que es más que un chiste de apertura, pero que (por suerte) no olvida el chiste final y le saca todo el jugo.

mundo terrenal. Por Mateo Arizcorreta y Diego Ruiz con ilustraciones de Tito Lagos. Editorial Tajante, 2022. 144 páginas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.