Reportar que las pacientes con cáncer ginecológico presentan comorbilidades cardiovasculares y autoinmunes

Estudio concluye que es importante generar políticas públicas dirigidas a apoyar a las pacientes con cáncer ginecológico.

Cáncer uterino. Foto: Shutterstock.

Un grupo de investigadores reveló la importancia de poder brindar a los pacientes cáncer ginecológico atención especializada, ya que encontraron que las disfunciones físicas y mentales en la calidad de vida eran muy frecuentes en esta población hispana de pacientes con estas enfermedades.

Entre los resultados que destaca la investigación, se habla de los esfuerzos de salud pública que deben prevalecer para el cáncer porque los pacientes deben enfocarse en las intervenciones dirigidas a las comorbilidades asociadas, la prevención y el control de la enfermedad en este grupo, así como en el manejo adecuado del cáncer. tratamiento, para reducir la carga de estos en su situación.

El estudio transversal reporta que 233 mujeres que participaron en dicha investigación indicaron que también se debe fortalecer el acceso a los sistemas de apoyo para esta población. Las instituciones de salud pública deben asociarse con organizaciones comunitarias y sin fines de lucro y proveedores de servicios de salud para promover y mejorar estilos de vida saludables entre los sobrevivientes de cáncer.

Mediante modelos de regresión logística multivariante se estimó la magnitud de la asociación entre las comorbilidades evaluadas en el estudio (diabetes, enfermedades cardiovasculares y autoinmunes) y los ítems de calidad de vida (asociados a la salud física y mental).

Parte de los resultados refieren que la mayoría de las mujeres (90,1%) reportaron una o más comorbilidades además del diagnóstico de cáncer; las enfermedades cardiovasculares (63,1%) fueron más comunes que las enfermedades autoinmunes (37,3%) y la diabetes (33,9%).

Entre el 30% y el 40% de la muestra indicó disfunciones en su estado general de salud (39,5%) y malestares frecuentes, físicos (33,9%) y psíquicos (31,8%). Ajustando por edad y renta familiar neta, las mujeres con enfermedades autoinmunes tuvieron mayor prevalencia de limitaciones frecuentes en las actividades diarias, mal estado general de salud, angustia mental frecuente e insatisfacción con la vida en comparación con aquellas que no reportaron enfermedades autoinmunes.

En resumen, las disfunciones de la calidad de vida fueron muy prevalentes en esta población de cáncer ginecológico los pacientes que sufren de comorbilidades autoinmunes exacerbaron significativamente estas disfunciones.

Es importante aclarar que médicos en Puerto Rico advirtieron que el cáncer de cuello uterino ha incrementado su incidencia en la isla en un 2.4%, con lo cual el 18 por ciento de las puertorriqueñas padecen esta enfermedad.

Dra. Ana Patricia Ortiz, médica de la Escuela de Graduados en Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), dijo este lunes a Efe que los hallazgos del estudio “Incidencia de cáncer de cuello uterino en Puerto Rico” son alarmantes.

El estudio revela que la incidencia de cáncer de cuello uterino entre la población de Puerto Rico pasó de 9.2 a 13 casos por cada 100,000 habitantes.

El último reporte disponible en Puerto Rico indicó que en 2016 se diagnosticaron 1,219 casos de cáncer ginecológico, lo que representa el 15.8% de la incidencia total de cáncer en mujeres.

Además, se certificaron 309 muertes por cánceres ginecológicos, lo que representa el 13,3% de la mortalidad por cáncer en mujeres (4). El cáncer de útero fue la neoplasia maligna ginecológica más común diagnosticada en 2016 (58,0 %), seguida del cáncer de cuello uterino (18,5 %), el cáncer de ovario (15,3 %) y el cáncer de vagina y cáncer de útero. vulva (6,6%).

Accede a la investigación aquí.