Los relojes monumentales de México dan más que la hora

El reloj monumental de Pachuca no solo da la hora, también reproduce el Himno Nacional. Foto: Cuartoscuro

Antes de que todos tuvieran un reloj al alcance de la mano o en sus dispositivos electrónicos, estos se colocaban en lugares visibles para que la población pudiera notar el paso del tiempo. En honor a esa etapa, en unotv.com Presentamos seis sitios en nuestro país donde estos relojes monumentales no sólo dan la hora, sino que incluso tocan música y algunos tienen figuras articuladas que desfilan al son de la melodía.

¿Qué son los relojes monumentales?

Creado desde la antigüedad, relojes Registraban el paso del tiempo, algunos lo hacían a base de agua, arena, otros indicaban el paso del Sol para marcar las horas y muchos estaban equipados con mecanismos precisos que indicaban el paso de los segundos, minutos y horas.

Los relojes monumentales se colocaron en lugares estratégicos donde la gente podía ver las manos, escuchar el tictac de su maquinaria y en algunos casos el sonido de sus campanas. Otros fueron provistos de algunos extras como música y figuras.

te presentamos seis lugares donde puedes admirar estas precisas máquinas y deleita tus oídos y tus ojos al compás no sólo de su tictac sino de sus melodías.

1. Reloj Monumental de Pachuca e Himno Nacional

El reloj monumental está instalado en el centro de Pachuca de Sotoen la Plaza Independencia, tiene una altura de 40 metros y fue instalado en 1910, siguiendo la idea que tuvo el presidente Porfirio Díaz de colocar relojes en las plazas públicas para celebrar el centenario de la Independencia de México.

La particularidad de este reloj es que proviene de la fábrica británica Dent, al igual que el famoso Gran Benes un carillón de péndulo con una estrella de tres puntas, sus campanas suenan cada cuarto de hora y a las 6 de la tarde interpretan el himno nacional mexicano.

2. Zacatlán de las Manzanas y su reloj floral

Este sitio en el estado de Puebla destaca por su colorido y su peculiaridad, su reloj está adornado con flores naturales. Se encuentra en el centro de Zacatlán de las Manzanas, lugar donde también se encuentran las famosas piedras en la parte superior y el famoso Museo del Reloj, donde podrás conocer cómo se fabrica la maquinaria de los relojes más antiguos del mundo.

Este reloj poblano tiene dos carátulas de 5 metros de diámetro, adornadas con flores y se distingue porque cada hora toca una melodía; El repertorio incluye 10 piezas: “Danzón Zacatlán”, “Collar de perlas”, “Cielito lindo”, “Sobre las olas”, “¡Ave María!, “México lindo y amado”, entre otras.

3. Reloj Monumental de Oaxaca y el “Dios nunca muere”

El reloj monumental de la catedral, que asombra a los visitantes y enorgullece a los oaxaqueños, toca diariamente la melodía “Dios nunca muere”, del compositor Macedonio Alcalá; la fecha de colocación de este cronómetro data del siglo XVIII, según una publicación de la Casa de la Cultura de Oaxaca.

Fue construido en Londres, Inglaterra, sus ejes principales son de acero y las partes que lo componen son de hierro forjado. Cada dos horas este reloj toca la melodía de Macedonio Alcalá, pieza que muchos oaxaqueños consideran su himno.

La maquinaria del reloj estuvo sin funcionar durante 15 años, próximamente el carillón sumará 30 melodías de las ocho regiones del estado y algunas melodías religiosas.

4. El reloj del Palacio de Hierro de Orizaba

En el centro de Orizaba se ubica uno de los puntos de mayor atractivo de este Pueblo Mágico, es conocido como Palacio de Hierro o edificio desarmable de Orizaba y que fue traído a tierras veracruzanas, pieza por pieza. pieza, de Bruselas.

En este edificio de 2.472 metros cuadrados destaca el reloj que toca canciones de Francisco Gabilondo Soler “Cri Cri”. La razón por la que reproduce melodías del llamado Grillito Cantor es porque este cantautor mexicano, especialista en canciones para niños, nació en Orizaba el 6 de octubre de 1907.

Si eres fan de Cri Cri o simplemente quieres saber cómo suena este reloj con las piezas más emblemáticas de Francisco Gabilondo Soler, seguro que escucharás temas como “La marcha de las vocales”, “El casamiento de los palomos”, “La merienda”, “Los cerditos dormilones”, entre otros.

5. Reloj Basílica de Guadalupe: cuatro en uno

A este icónico lugar que reúne anualmente a millones de católicos y visitantes no podía faltar un monumental reloj, en este caso en particular, se destaca porque en realidad cuenta con cuatro tipos de cronómetros: solar, astronómico, azteca y hora actual.

Está ubicado en un atrio de Guadalupe, tiene una altura de más de 20 metros y su peculiar diseño, obra del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, no pasa desapercibido para los visitantes. Tiene casi 50 campanas que pueden tocar diferentes melodías religiosas y algunas canciones populares.

De acuerdo a Semanal de la fe, este carillón, “en la parte delantera hay un escenario circular o ciclorama donde se presenta la historia de las apariciones de la Santísima Virgen. Los movimientos de las figuras robóticas, así como el control de las puertas y los cambios de iluminación, están controlados por un complejo sistema electrónico made in Holland”. Este es otro de los atractivos de estos relojes monumentales.

6. Reloj Monumental del Templo Expiatorio de Guadalajara

El templo expiatorio de Guadalajara, de estilo neogótico, destaca por su reloj monumental, construido en Alemania, y consta de 25 campanas que tocan 25 piezas musicales, tanto religiosas como populares, y desde hace años se ha convertido en un atractivo para los turistas.

El reloj monumental fue donado en 1969 por Pablo Horn, un filántropo alemán, pero durante tres décadas estuvo averiado, hasta que fue reparado y ahora es posible ver desfilar a los 12 apóstoles antes del repique de las campanas. Entre las melodías que los visitantes podrán reconocer se encuentran “Guadalajara”, “México Lindo y Querido”, “Las mañanitas” y “El Himno Nacional”, entre otras.

Como puedes ver, los relojes monumentales han sido testigos de hechos, personajes, tragedias y muchas horas felices en estos lugares de México, además de recordarnos a lo largo de su existencia que el tiempo vuela y conviene aprovecharlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.