La OMS evalúa métodos de medicina alternativa

Mucha gente recurre a la medicina tradicional o alternativa, pero ¿qué tan efectivos son realmente estos métodos? Un nuevo centro de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha propuesto averiguarlo. El centro está ubicado en India, un país donde la medicina alternativa es tan importante que incluso tiene su propio ministerio que apoya terapias complementarias como Ayurveda, yoga, naturopatía, unani, siddha y homeopatía.

A la reciente inauguración del centro en la ciudad de Jamnagar ha asistido, entre otros, el Primer Ministro de la India, Narendra Modi. “El sistema de medicina tradicional de la India no es solo un tratamiento, sino un enfoque holístico de la vida”, dijo. Según datos de la OMS, el gobierno indio ha destinado unos 250 millones de dólares al proyecto.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró: “El centro pretende ser un motor de innovación para impulsar una agenda de evidencia, datos y sostenibilidad en la medicina tradicional”. También agregó que unirá fuerzas con los profesionales de la medicina tradicional de todo el mundo y ayudará a establecer estándares de investigación.

La medicina tradicional es un campo muy amplio. Según un comunicado de la OMS sobre el centro, el 80 por ciento de la población mundial utiliza medicamentos complementarios. Estos incluyen acupuntura, medicina ayurvédica y mezclas de hierbas.

La medicina tradicional también está representada en la ciencia moderna. Según la OMS, alrededor del 40 por ciento de todos los medicamentos aprobados en la actualidad provienen de sustancias naturales. El descubrimiento de la aspirina, por ejemplo, se basó en conclusiones anteriores sobre el efecto antipirético de la corteza de sauce. La investigación sobre la artemisinina para su uso contra la malaria, por la que se otorgó el Premio Nobel en 2015, comenzó con el estudio de textos antiguos de medicina china.

El biólogo y periodista científico alemán Georg Rueschemeyer de Cochrane, una red internacional que proporciona la base científica para la toma de decisiones en el sector de la salud, cree que tiene sentido observar más de cerca las curas que se han desarrollado a lo largo de los siglos, para comprobar así su plausibilidad. y, en caso de duda, realizar buenos estudios clínicos.

La red Cochrane es especialmente conocida por sus “Revisiones Cochrane”, revisiones sistemáticas que resumen toda la evidencia científica sobre una cuestión concreta en medicina u otras ciencias de la salud.

Sin embargo, Rueschemeyer también destacó que, además de los procedimientos tradicionales mencionados por la OMS, que forman la base de terapias ya acreditadas, probablemente se podrían encontrar numerosos ejemplos en los que los procedimientos tradicionales resultaron ser ineficaces o incluso peligrosos, a saber, la antigua práctica de flebotomía. Según el académico, siempre hay que sopesar si un trámite justifica gastar grandes sumas para realizar estudios.

Además, continúa, existen varias revisiones de la red Cochrane sobre el uso de métodos tradicionales, como la acupuntura para temas específicos. Sin embargo, enfatiza: “Desde mi experiencia personal en Cochrane, diría que no he encontrado muchas revisiones Cochrane que realmente muestren buena evidencia para un procedimiento tradicional”, dice Rueschemeyer.

El científico especifica que esto se debe a menudo a que, al buscar, solo se encuentran unos pocos estudios, a menudo mal hechos, que no pueden probar o refutar un beneficio, lo que a su vez lleva a preguntarse si vale la pena invertir los limitados fondos de investigación en un procedimiento que parece científicamente inverosímil, por ejemplo, la homeopatía.

El profesor emérito alemán Edzard Ernst, que durante mucho tiempo ocupó una cátedra de medicina alternativa en la Universidad de Exeter, Inglaterra, también señala que, aunque queda por ver quién dirigirá el centro y qué trabajo surgirá, el comunicado de prensa de la La OMS está llena de palabrería y tópicos.

Por su parte, la OMS explica que en el nuevo centro quiere utilizar tecnologías modernas para estudiar medicina tradicional, entre otros, inteligencia artificial y big data. Según la organización, el centro se dedicará a crear una base de evidencia confiable para políticas y estándares sobre productos y prácticas de medicina tradicional, y también ayudará a los países a incorporarlos en sus sistemas de salud.

dpa

Leave a Reply

Your email address will not be published.